5 meses de felicidad

viernes, 25 de marzo de 2016

Hacía tiempo que no pasaba por aquí. Bueno, tener un bebé ha supuesto muchos cambios para mí, entre ellos, el no tener tiempo para hacer casi nada más allá de mi día a día con Adri, algo que aún estoy intentando cambiar organizándome mejor, pero aún así, bastante difícil de momento. 

Que conste que no me quejo. Estoy feliz de tener esta nueva "vida", que aunque me deja muerta al final del día, merece muchísimo la pena y no la cambio ni un segundo por la que tenía antes. Quizás a ratitos, pero cortos.

Parece mentira que ya hayan pasado cinco meses desde aquel 23 de Octubre. Lo que hemos aprendido y cambiado los tres. Sí, los tres, No sólo Adri ha tenido que adaptarse a este nuevo mundo, si no que nosotros hemos tenido que adaptarnos a su mundo, una nueva rutina, con horarios irregulares, prioridades y qué sé yo ahora mismo cuantas cosas más.

Voy a hacer un breve repaso de lo acontecido estos meses, a modo de intro en esta nueva etapa bloggera. Empezamos...

Adrián nació con 3,170kg y 50 cm, por cesárea. Al salir del hospital, pesaba unos gramos menos por aquello de la pérdida de los primeros días. Conseguimos hacer lactancia materna exclusiva, que consiste en alimentarlo sólo de leche materna, sin otros líquidos, fórmulas o suplementos. Al poco, el peque había puesto kilo y medio más casi. ¡Guau!, la teta funciona, dijo el pediatra. El caso es que desde entonces nos ha ido genial y así seguimos, sin otra cosa que no sea la teta. 

Hemos pasado momentos duros, sí. La teta a veces puede ser muy "esclava" pero yo no imagino hacerlo de otra manera. Desde el embarazo, mis aspiraciones iban en dos direcciones: parto y lactancia. La primera no se cumplió como yo deseaba, pero la segunda sin embargo está siendo un éxito total. Me siento muy orgullosa de estar llevando una lactancia materna tan bonita como yo la deseaba. Cada mamá elige lo que es mejor para ella y su bebé, y se decida lo que se decida, siempre está bien, eso quiero dejarlo claro. En mi caso, la lactancia es lo que yo elijo para mí y mi bebé y aquí en el blog, estoy dispuesta a hablar y divulgar todo lo que voy aprendiendo de ella, que en mi opunión y como diría el pediatra Carlos González, "Es un regalo para toda la vida". 
Os dejo una foto promocionando la LM, aquí en casa, en la calle, en el súper o donde toque. Que nadie se alarme que se ve menos que en una foto en la playa.



Se pasan crisis, que además están registradas y son conocidas como tal, pero con mucha paciencia y mimo, hemos conseguido llegar hasta aquí, y ahora sólo queda un mes para combinar la lactancia con la alimentación complementaria. 
Ahora Adrián pesa 7kg justos y mide 64 cm. Está hecho un bomboncete y lo más importante, se le ve un niño feliz.

Esta es la tabla de peso y estatura que llevamos:

12d    3,320kg    50cm
19d    3,680kg
1m     4,300kg    55cm
2m     5,450kg    58,5cm
3m     5,9kg        60cm
4m     6,7kg        63,5cm
5m     7kg           64,5cm

Quizás os preguntéis porqué el peso aumenta cada vez más lento en relación a la edad. Es lo lógico y normal. ¿Os imagináis un bebé que creciera siempre al mismo ritmo que al principio? No sería sano.
Las medidas pueden cambiar en función del tipo de alimentación y de si se comienza con los suplementos antes o después, pero para el caso de lactancia materna, estas medidas corresponden al percentil 50 para el peso aproximadamente, y por encima de la media en cuanto a estatura. Osea, que Adri es más alto que gordo. Bueno, eso está bien, ¿no?

En lo demás, es un niño buenísimo. Tiene sus cosas como cualquier bebé pero lo cierto es que nos lo está poniendo relativamente fácil. Hay días que cambia a pasos agigantados y aprende varias cosas nuevas que se lleva poniendo en práctica un tiempo; y de repente, vienen días que como yo los llamo, son crisis de sueño o de silencio. Parece que esos días tocara hacer nada, y se muestra callado, más pasota, en definitiva, algo más aburrido de lo habitual. Todo eso también es normal. Ya he aprendido que esos periodos llegan y lo que he observado, es que detrás de estos mismos, a menudo, Adri hace algo nuevo o aprende alguna habilidad. Es como si estuviera madurando las cosas por dentro.

Desde recién nacido sonreía, aunque no a estímulos si no antes necesidades básicas cubiertas como sueño, hambre, etc. Fue a los 2 meses y poco que empezó a sonreir cuando le hablábamos y lo recuerdo con muchísimo cariño. Se me caía la baba al verle dirigirme una sonrisa.

Fue muy precoz levantando la cabeza como una tortuguita, se le daba genial eso de estar boca abajo.
Con tres meses, empezó a agarrarlo todo y ya desde entonces, no ha parado. Recuerdo que me despisté un segundo una vez, y me lo encontré comiéndose la esponja del baño como si no hubiera mañana jajaja. Ahí empezó a coger el gusto de agarrarlo todo.

A menudo, me preguntaba cuándo se reiría a carcajadas y cuándo le oiría hacer ruiditos más allá de algún "Auuu" solitario que soltaba de vez en cuando. Estaba deseando verle hacer monerías. Bueno, pues como con todos, esos momentos llegaron. Su primera risa a carcajadas fue con 3 meses y 3 semanas y ahora ya es habitual verlo reirse por cualquier cosa; y sus primeros gritos han llegado a la tierna edad de 4 meses y medio. Se pasa el día dando voces, diciéndole a cualquier cosa, cartel, persona o animal "Aaaaaahhhhhh" y pasándoselo teta oyéndose a si mismo. Me hace muchísima gracia y me encanta verlo así.

5 meses dan para mucho. Adri juega, nos sonríe cada vez que nos ve y nos habla, nos replica; adora la hora del baño y nos pone perdidos de agua a su padre y a mí cada tarde...
Es tan expresivo que casi siempre sabes lo que necesita o quiere. Le encanta que le hagamos el simulacro de andar (literalmente se parte de la risa), que le cantemos; ya reconoce los cinco lobitos y es feliz durmiendo cada noche entre nosotros dos. Y bueno, nosotros también, para qué engañarnos.
Es increíble como esta mini personita ya va adquiriendo su propia personalidad. Y me encanta. Y lo adoro y cada día lo quiero más y más. Es un sentimiento que se supera día a día.


Tengo mucho que contar, de nuevo, lo sé. A ver si esta vez, tengo aunque sea el ratito de escape para meterme aquí de cuando en cuando. No he querido meterme ni siquiera por encima ahora, porque considero que me da para un post entero cada cosa, y creo que así estará todo más claro, ordenado y fácil de leer.
Quiero contaros más cosas de mi experiencia con la lactancia, desde mitos que he ido esquivando y superando, a cómo me las he manejado con el tema de las medicinas si he estado mala, las crisis de la teta (¡¡que qué malas que son!!), las curvas de peso según la edad, etc, etc, ETC. También ofrecer nuestro punto de vista sobre el colecho, que tan ricamente practicamos y por último pero no menos importante, conseguir que el Capitán Burbuja, padre de la criatura, escriba de vez en cuando. Tengo su palabra y una opinión masculina nos resultará muy valiosa jejeje.



 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)