Apoyo emocional en la lactancia, algo fundamental para las madres.

viernes, 23 de diciembre de 2016

La mayoría de las veces, cuando nace un bebé, los padres pero sobre todo las madres en cuestión de biberón o pecho, se ven cuestionadas por tomar una u otra decisión. Esto no debería ser así. Lo siento, papás, abuelos, amigos, etc, pero esta decisión no es tuya, es de la madre y muchas veces se intenta influir con argumentos poco razonables y fundamentados en ocasiones, en falsos mitos que no tienen ni pie ni cabeza.

Si la mamá, que es quien ha llevado en su cuerpo 9 meses a ese bebé, desea darle el pecho, ¿quién eres tú para no apoyar esa decisión? Piénsalo bien. ¿Habrá algo más bonito, sano y natural que darle lo que de forma programada tu cuerpo produce cuando das a luz a un bebé? ¿Se equivoca la naturaleza o te equivocas tú?

Cuando una mamá me cuenta que ha decidido no darle el pecho a su hijo, a mi me parece bien, me parece estupendo porque es algo que ella ha decidido en base a sus circunstancias personales, su deseo y ya está. Me parece, y que quede claro, igual de respetable y válido. Ahora, cuando me dicen después cosas como "es que no tengo suficiente leche y llora de hambre", "es que le sienta mal y le da gases", etc, ahí ya no, ahí ya saco mi artillería y defiendo lo que por ser mujeres, sabemos hacer de forma natural Si decides que el pecho no es tu opción, fantástico, de verdad, jamás me atrevería a juzgar ni a pensar que se es menos madre o menos "buena" por una cosa o la otra, eso nunca; pero mamá por favor, no te creas que no puedes, que tu no vales para ello,que tu leche no es suficiente o que siempre le dejas con hambre.
La lactancia, sobre todo al principio, no es fácil, y nos entran muchas dudas sobre si lo estamos haciendo bien o mal, si las crisis de llanto se deben a que no les saciamos por esos comentarios que algunas personas a veces nos hacen, incluido muchas veces pediatras, que aunque cada vez se informen más, todavía tienes que pelear con muchos que claramente no saben de lactancia. Lo cierto es que la lactancia es un proceso, y hasta que se instaura exitosamente lleva meses, y se pasan las famosas crisis de lactancia, que no lo digo yo, que está recogido en libros y son parte de ese proceso natural por hacer que la madre aumente su producción y la adapte a las necesidades de su bebé.
Si no tienes el apoyo necesario, sobre todo de tu pareja, aunque amigos y familiares a veces con según que comentarios también hacen mella, es muy difícil para esa madre conseguirlo. Requiere mucho esfuerzo, cansa mucho sobre todo por las numerosas tomas que hacen cuando son más bebés, y si papá no está a la altura para defender a mamá en su posición y animarla y apoyarla, lograr que sea una experiencia satisfactoria es muy complicado.

Lo típico que se suele decir a la madre es:

"Dale biberón, así podemos participar los demás y sobre todo su padre puede implicarse"
¿Habrá frase más egoísta cuando se trata del verdadero deseo de esa madre de dar el pecho a su bebé?
Detrás de eso suele haber unas ganas por parte de los demás de ofrecerse para cuidar al niño mientras tu te despejas y así ganas independencia,que total, también te viene estupendamente te dicen. Y sí, puede que te venga genial despejarte un rato, pero lo importante aquí, NO ES LO QUE QUIERES. Tú quieres darle el pecho en exclusiva a tu bebé los 6 primeros meses como la propia OMS recomienda, y familia, ¿por qué os metéis en eso? Es el mejor regalo que le puede hacer a tu hijo, papá,y a tu nieto, abuelo/a. En lugar de eso, anímala y dile lo bien que lo está haciendo.
Que tranquilos, que a los 6 meses el niño empieza a comer fruta, verduras y cereales. Ya os peleareis por darle de comer, que oportunidades vais a tener de sobra. Mientras tanto, dejad que su madre le de el pecho.

Comento además aquí, que la recomendación de la OMS es dar mínimo los 6 primeros meses de vida de forma exclusiva, hasta el año combinado con la alimentación complementaria como único lácteo y hasta los dos años si fuera posible y la mamá quisiera, claro está. Todo esto siempre parte de la misma base, si la madre lo desea.

"Se queda con hambre, no ves como llora"
Esto es muy típico y de hecho, las mamás que conozco que han dejado la lactancia al cabo de unos meses, casi siempre en torno a los 3, coinciden en que no tenían leche suficiente para sus bebés y que lloraban mucho y se quedaban con hambre, por lo que al darles el biberón se solucionó y seguro que era entonces por eso. ERROR.
Existen las famosas crisis de lactancia, que son varias y algunas son particularmente duras, con lo que por partida doble, la mamá necesita más apoyo que en otros momentos. Estas crisis no me las invento yo, están en los libros, algunos pediatras y médicos saben en qué consisten (aunque no muchos por desgracia), y generalmente son etapas de cambio bastante estresantes, en las que el bebé llora mucho, desconsolado, a veces agarra el pecho y lo suelta de inmediato y así veinte veces más y una, que no entiende a priori del tema, se frustra. No digamos ya si se añaden comentarios de esta clase.
Todo esto me ha pasado, días y días, de repente se va y de repente otra vez, y aquí estamos con 14 meses hoy lactando, y ya hace mucho que no sé lo que es tener un sólo problema o dilema con la lactancia. Ya digamos, que la tengo "estable" y sólo que yo decidiera destetar, podría cargársela.
El llanto tiene un motivo y este es aumentar la producción de leche de la madre, en base a sus necesidades. Es un sistema tan maravilloso como antiguo pero es lo único que consigue que la producción aumente. ¿Paradoja? Mientras tu crees que ese bebé pasa hambre, lo que ocurre es todo lo contrario, está haciendo lo propio, lo que está en su naturaleza para que su madre produzca la leche que él necesita. No te lo cargues con comentarios como este, por favor!!!
Además, el bebé pone peso y se desarrolla como toca.

Las tablas de peso, por otro lado, están hechas basadas en los bebés que patrocinan los biberones de fórmula, con lo que no son muy realistas siempre y para que os hagáis una idea, para un bebé que se alimenta de lactancia materna, los pesos adecuados por semana son:


0-6 semanas: 20 g/día

Menos de 4 meses: 100-200 g/semana
4-6 meses: 80-150 g/semana
6-12 meses: 40-80 g/semana


Cada vez se pone peso más lento y también hay veces que te encuentras con que un mes, no ha puesto tanto como debería, ¿¿y qué??
En torno a los 4-5 meses de Adrián nos pasó eso, y luego se repuso en las siguientes semanas y ha habido ocasiones, en las que ha puesto 50 gramos en un mes ya estando más crecidito.
Mi niño pasó de percentil 75 a 15 actualmente, y se mantiene ahí, y no pasa nada, absolutamente nada, Todos los percentiles indican normalidad.
Sus analíticas salen perfectas, el niño es un terremoto que no para quieto, cansa a cualquiera, anda y hasta corre ya, y lo ha empezado a hacer mucho antes que otros bebés en ese aspecto, lo que quiero decir es que energía no le falta. Está sano.
El pediatra nos comentó que eso es lo importante, verlo activo, bien y que al principio están más gordetes y que conforme crecen, se establecen según su constitución física, en un determinado percentil que no tiene por qué ser el del principio y no debes guiarte por eso. Si vosotros sois más altos, más bajos, más gorditos o más flaquitos, pues tu bebé también. Ya os digo, que como ejemplo mi niño que empezó en un percentil muy alto y ahora está por el 15. Es un niño perfectamente saludable y además no es muy comilón, con lo que pone lo que le toca, pero está feliz, animado, no para, es un bicho!! Eso es lo importante.

"Lo vas a malcriar, se va a enmadrar y sólo querrá estar contigo, dormirse contigo, etc."
Es un bebé, que ha nacido hace poco, pero por el amor de Dios, ¿que quieres? Me preocuparía mucho más que no fuera así sinceramente. La lactancia tiene mucho que ver con el apego seguro, y al bebé no sólo le da alimento, si no que es fuente de paz, de sueño, de sosiego cuando se encuentran malitos o estresados. El pecho es mucho más que leche.
Adrián al principio sólo se dormía con la teta, claro, es lo que más le relaja; pero para vuestra tranquilidad, no siempre son así (ya quisiéramos, pero crecen, cambian) y ahora con 14 meses, el bebé que quería teta a todas horas hasta el punto de ser agotador, ya me pide quizás una vez al día y por la noche antes de dormir (a parte de alguna o algunas tomas nocturnas). Hay días que sólo pide de noche y me llevo sin darle 16 horas y no pasa nada, ni se te va la leche, ni historias por el estilo. Cuando la lactancia está establecida, si demanda, tiene, y si no, pues no sale. Así de simple. Pero cuando lo haga, tendrá toda la que quiera. Qué maravilla, ¿no?

Pues al hilo de lo que decía, Adri ya se duerme más con su padre que conmigo. Hay días en los que se agota de jugar y se duerme solo con simplemente apoyar la cabecita en nuestras piernas. Así que no, no dura para siempre y sí, puedes estar tranquilo que dormirá contigo papá, y en brazos de quien le de confianza si le apetece.

"Tu leche no es suficiente y si le das biberón, dormirá mejor y te aguantará toda la noche"
Otro clásico. Primero, tu leche siempre es suficiente y lo mejor, mamá. He oído varias veces eso de que a partir del año, lo que se tiene es aguachirri y que no alimenta. ESO ES MENTIRA.
Se han hecho análisis a la leche materna en todas las edades del lactante y se comprueba que la leche modifica su composición para satisfacer las necesidades del bebé en crecimiento o niño. La leche del año no es la misma que la del nacimiento, los 6 meses o los dos años. Y siempre, además de todo eso, será un alimento emocional. Así que dejemos de inventar cosas.
De nuevo, esto no lo digo yo, lo podéis buscar en Internet, estudios y páginas informando de este hecho, lo que ocurre que como me ponga aquí a poner enlaces, me quedo sola y esto ya me está quedando bien largo. Pero antes de cuestionar, buscad e informaros, ¡Qué menos!

Entre el párrafo anterior y el siguiente he tenido que hacer un parón porque ha venido mi cachorro a pedirme teta, cosas que le pasan a una... pero sigo.

Segundo, hay bebés de biberón que no duermen toda la noche, que se despiertan una o dos veces a por su bibi y ala papá, ahora vas y te despiertas tú a prepararlo, que seguro que es mucho más cómodo que la tetita de mamá que la agarra al instante sin levantarte de la cama si haces colecho, está siempre a la temperatura perfecta y preparada, y que además tiene el fabuloso don de hacer que tu niño caiga narcotizado al instante sin mayor esfuerzo. Pero bueno, ahora vas tú a la cocina, prepara el bibi, y mientras se lo das enrabietado porque le has hecho esperar mientras lo preparabas, coges y te mentalizas para dormirlo. También hay bebés de bibi que duermen del tirón, pero como también los hay de pecho. O sea, falso.

¿Y ocurre que hay bebés a los que les das bibi y se calman y no lloran y duermen del tirón cuando antes no lo hacían? CLARO!
Porque el biberón es un chute importante, contundente y que los deja K.O, más que saciados. Muchos duermen del tirón porque la digestión es tan pesada que hasta que no terminan, no piden más, y la leche materna es muy ligera y se procesa enseguida. Por eso, los despertares.
Pero y ¿por qué dejan de llorar cuando les das bibi, cosa que con la teta había veces que no hacía?, ¿se quedaba con hambre y ahora no?
La respuesta es NO. Ya no llora porque lo has dopado con leche y ha recibido más de lo que esperaba recibir a veces. Está saciado claro, contento también pero ya está. No quiere decir que antes pasara hambre, si no que como he dicho, ¿qué necesidad tiene ese bebé de llorar para estimular la producción de su madre si el bibi le da de más? Ese bebé ya no llora, no se queja, y por lo tanto, se piensa que se quedaba con hambre con el pecho y que esa es la solución ideal, haciendo que muchas madres se crean que realmente no producen suficiente y dejen la lactancia. Hay que saber que esto no es así. El llanto tiene su función en la lactancia, ya lo he explicado y no es hambre.
O sea que basicamente, papás, lo que habéis hecho es engañaros a vosotros mismos diciendo que el pecho no le era suficiente y creyéndote que has encontrado la solución al tema, pero no es así.

Resumiendo, la lactancia es dura, requiere de mucha paciencia y ojeras, sobre todo por parte de la madre pero papá, tu puedes hacer mucho. Tu papel fundamental los primeros meses es asegurarte de que esto vaya bien, de animar a la madre en las crisis, de hacerle saber que lo está haciendo bien, que estás seguro de ella, que sabes los múltiples beneficios que tiene la lactancia para ella y para el bebé, y defendiéndola a capa y espada de todos los comentarios que puedan hacerla dudar de si misma. En resumidas cuentas, a callar bocas.
Luego, a partir de los 6 meses, empiezas a tener un papel más protagonista y tranquilo, te queda toda una vida, pero tu hijo siempre te agradecerá que hayas apoyado a su madre cuando lo necesitaba con la lactancia. Le has ahorrado seguramente alergias, bronquitis, infecciones y hecho que desarrolle un sistema inmune mucho más fuerte. Le has dejado que tenga no sólo el alimento físico, si no emocional que necesitaba de bebé. Eres un héroe por todo eso.
Yo tengo uno. Mi marido es un héroe que ha defendido y defiende la teta como nadie. Siempre diré que esto es cosa de los dos.

Las mamás que conozco con una lactancia establecida, no hay ninguna que no me haya dicho que al principio estuvo por tirar la toalla, que dudaba de ella misma, y que han pasado mucho, pero que con el tiempo, el apoyo de tu pareja que te hace tener fuerza para callar bocas ajenas y creer en ti, lo han conseguido, se sienten muy felices por ello y ahora les resulta tremendamente fácil. Y así es, pasados los primeros 6 meses, es más fácil. Hay que tenerlo claro.

Ánimo mamás, si nadie os lo dice, dejad que os lo diga yo, lo estáis haciendo fenomenal y podéis con esto y con lo que queráis. Algún día mirarás atrás y te reirás de esas dudas que tenías, e igual te ves escribiendo mensajes de ánimo en un blog, pues esa misma he sido yo en algún momento, y verás que todo es más sencillo y estarás orgullosa. La lactancia es tu decisión, de nadie más.









0 comentarios:

Publicar un comentario

 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)