Semana 35

lunes, 21 de septiembre de 2015

Todavía no he entrado en la semana 36 pero queda muy poco, así que me siento con experiencia suficiente y sobre todo ánimos en estos momentos de ponerme a escribir. Tengo que matar el tiempo...

Estos días he estado acompañada de mi madre. ¡Qué buenos ratos son esos!
Hemos troteado Palma buscando lo que faltaba para tener el armario de Adrián preparado. Creo que no le falta nada por tener de la talla 50 (recién nacido) o 56, ya que mi madre ha arrasado con las existencias de aquellas tiendas que hemos visitado y comprado de todo diciendo eso de que "es que nace desnudo".

No puedo creer que ya tengamos 8 meses. Sabes que falta muy poco, que puede ser en cualquier momento o por el contrario, alargarse más allá de lo esperado pero lo cierto, es que esta incertidumbre me pone nerviosa. Me entra un poco de sensación de fatiga, como si se me retorciera el estómago por unos segundos, cada vez que me da por recordar que es que no queda nada.
Sigo teniendo miedos cada dos por tres, pero ¿quién no los tiene a esta altura? Más que nada puedo decir que ya tengo muchas ganas de que pase el tiempo y nazca.

La consulta de esta semana
Como ya mencioné, ahora tenemos revisión cada dos semanas y así, imagino será hasta el parto. Bueno, aún no me ha tocado visitar a mi ginecólogo pero si toca mañana y hoy ha sido la ecografía del 3 trimestre en el hospital, justo un día antes. He hecho coincidir las citas prácticamente el mismo día porque así, mañana únicamente le llevo el informe para que lo revise, que será del día de hoy, y no tendrá la necesidad de repetirme la eco, ni de medir al bebé ni nada, pues dudo yo que cambie mucho con un día de diferencia. Vamos, que mañana será pin pan pun, me mandará la analítica correspondiente y poco más, por eso también aprovecho para escribirlo hoy.

Bueno, pues eso, que a parte de las revisiones con mi doctor en la clínica, tenemos que hacer siempre una serie de ecografías específicas en cada uno de los trimestres y por esa razón, hoy hemos tenido cita con el hospital donde voy a dar a luz. Ha sido más o menos rapidita en comparación con las otras de este estilo. Poca cosa se podía mirar. Adrián ya es muy grande y por mucho que enfoques, sólo ves partes e incluso cuesta diferenciar qué es qué, al menos para mi que no soy experta en el tema.
Pues nada, le ha medido como siempre la cabecita, el torso, el fémur; le ha mirado las manitas, la cara y por lo demás, ha sido sacar un peso orientativo, ver cómo está la placenta y ya. El radiólogo lo veía todo estupendamente pero nosotros, apenas apreciábamos algo.

Resumen del informe:
Todo OK. Las medidas corresponden a aproximadamente 36 semanas, el crecimiento es normal y el peso estimado son 2,817 gramos. Su cabecita, al parecer, ya está bastante metida hacia abajo.

Lo que yo he sentido
De nuevo, nervio, mucho nervio jeje. A parte de eso, pues imagino que lo propio, más cansada, más lenta andando que el resto de la gente que me acompaña jajaja, a veces algo de dolor de barriga como si no hiciera bien las digestiones, que el cuerpo me pide comer más a menudo y poco más.
Los movimientos siguen siendo como los de las últimas semanas: más lentos pero más intensos, sobre todo bultos que sobresalen y se mueven de izquierda a derecha según le de (me dicen que es el culete), y aunque tiene días más tranquilos, también tiene otros de no parar. Una de estas noches se pasó moviéndose sin parar más de 2 horas mientras veíamos la tele. La verdad que mientras duermo, yo no lo siento apenas. Quizás es que entro en coma pero me extraña, porque soy de sueño ligero. Me debe pillar cansada o sin prestar atención, pero si acaso noto que se despierta un poco si voy al servicio o si cambio de postura. En cualquier caso, cuando digo de irme a la cama, duermo bien y él se porta.

Mi barriga ya es una barrigota. Aquí dejo la prueba...

 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)