Semana 33

martes, 8 de septiembre de 2015

Recién entrada en la semana 34 y tras el éxito de Pablo en su estreno en el blog, me toca a mi la parte "seria" de contar lo que ha pasado durante estos días. Que conste que le he pedido que siga participando en el blog, pero me ha dicho que una entrada y ya. Sigo intentando convencerle de que aún puede contar muchas cosas más desde su perspectiva y con ese sentido del humor que le caracteriza, como por ejemplo: su opinión de las clases pre-parto (esa sería una buena jeje), el día del parto en sí, los primeros días del bebé, y estoy segura de que podría sacar más subtemas de todo este tiempo. Ya veremos si soy lo suficientemente persuasiva como para convencerle.

La clase pre-parto de esta semana
Esta vez me tocó ir sola porque Pablo tuvo que recoger a sus padres al aeropuerto y bueno, he de decir que eché en falta que alguien más hiciera allí memoria conmigo porque creo que después de una hora y pico de charla, aún no sé como tratar a un bebé ni ofrecerle los primeros cuidados. Se habló de todo un poco, de qué llevar al hospital para ti y para el bebé, que es lo que ellos te proporcionan, cómo curar el ombligo del bebé, cómo dormir los primeros días, cómo bañarlo adecuadamente, etc.
Casi me vuelvo loca. De hecho, ahora mismo creo que no voy con la lección muy aprendida.

*Con respecto a limpiar el ombligo: la matrona dijo que simplemente con el jabón del bebé y agua durante el baño era más que suficiente, pero que en los hospitales te dicen que uses alcohol porque no se terminan de fiar de tu "eficacia" limpiando el ombligo. Que parece ser que a muchos papás les da un poquito de respeto eso de toquetear el cordón y no lo levantan bien, y por lo tanto no lo limpian en condiciones. Vale, avisada quedo.

*Para dormir: los primeros días, sobre todo si la cuna es tan grande como la nuestra o no cabe en la habitación, lo mejor es tener una mini-cuna, un capazo que haga las veces de cuna o un moisés para dormir con el bebé cerca. Nosotros habíamos pensado usar el capazo pero nos lo están desaconsejando, a pesar de que mucha gente lo hace, por el hecho de que especialmente en invierno, sales con el a la calle continuamente y luego la suciedad, el polvo o lo que sea, te lo llevas a casa donde también va a dormir el bebé una temporada. Ahora estamos dando vueltas a eso de comprar un reductor de cuna e intentar calzarla como sea en nuestra habitación (así tengamos que saltar por la cama para llegar al baño) o ir a por un moisés o mini cunita, a ser posible lo más plegable que se pueda, que nos empieza a saturar el espacio.

*Bañar al bebé: sin comentarios... No sé que escribir, es que no sé muy bien que hacer. Tengo la sensación de que se me va a escurrir en la bañera. Un bebé mojado tiene que ser tremendamente resbaladizo. Como todo, con práctica. Además, la matrona nos dijo que antes de salir del hospital nos llevan a los papás a enseñarnos cómo se hace el baño del bebé paso a paso, así que espero instrucciones más allá de lo que el instinto me diga que tengo que hacer.

*Respecto a qué llevar al hospital: Principalmente ropa para la mamá y cosas de higiene (toallitas, cepillo dientes, jabón, etc). Con respecto a la ropa, nos dijo: camisón o pijama de lactancia, sujetador de lactancia, zapatillas y ese tipo de cosas. También discos absorbentes para el pecho que por lo visto, eso no te lo dan allí. Lo demás, compresas post-parto, toallas y esas cosas, te las da el hospital.
Para el bebé nos dijo lo mismo. Ropa principalmente (con gorritos y manoplas), un chupe por si acaso y alguna mantita. Varias mudas y toallitas limpiadoras porque son lo único que no te proporciona el hospital. Los pañales, jabón, aceite y demás para el tiempo que esté allí, lo pone el hospital, al menos el que a nosotros nos corresponde. Nos ha avisado para que no llevemos grandes maletones que luego no hacen más que estorbar y no necesitamos la mitad de las cosas. Bien está saberlo.

Cambios en mi
Algunas novedades. Estos días he sentido bastante acidez, especialmente acostada o después de comerme cualquier cosa. Yo que nunca he sufrido de eso y ahora me está tocando día sí y día también. Los famosos calambres en las piernas que no me dejan dormir, insomnio unas tres noches seguidas en las que no pude pegar ojo más de 3-4 horas, la barriga está más baja que antes (antes me la encontraba justo donde acaba el pecho y ahora tengo que mirar abajo para encontrarla) y me duelen a menudo los huesos de la pelvis. Con respecto al bebé, cuando se mueve, lo hace con más ganas, y hay veces que podemos estar sintiendo como nos da con el pie o el codo durante más de una hora tranquilamente si ponemos la mano encima. La barriga hace como olas porque parece que mueve una pierna o un bracito, botes inesperados, bultos que sobresalen y hasta hipo. Es curioso porque antes se le notaba más a menudo aunque menos intenso y ahora, hay ratos en los que verdaderamente sabes que está durmiendo y de repente se despierta y marcha. Pero como le dé por un día (o dos) flojo, poco se mueve y ni aunque lo provoque. A veces me da un golpecito en plan "Déjame tranquilo" y ya. Estará haciendo curas de sueño esos días.

Pues hoy toca revisión con el Doc, como dice Pablo. De nuevo, me medirá la tensión y me saldrá 14-15, tras lo que se echarán unas risas porque ya tienen comprobado y yo misma lo sé desde hace mucho, que no puedo con el aparatito ese, que nada más verlo me sube el pulso y como tenga un médico delante peor. Síndrome de la bata blanca. Como siempre, yo les llevo mis anotaciones particulares (tengo el tensiómetro en casa), me la tomo varias veces en semana y siempre estoy en 9-10 máximo. Vamos, que siempre les digo aquello de: "si me concentro, lo puedo hacer mejor".
Estoy expectante por saber cuánto pesará el enano a estas alturas. Ya sabemos que grande es, pero cuántos gramos extras respecto a lo normal tirando para percentil 90, habrá puesto y cuántos cm de más habrá crecido es una incógnita. Sé que me va a sorprender el numerito, ya veréis. Por mi parte, me he pesado esta mañana como de costumbre para llevarle el dato y que no me eche la bronca en exceso (teniendo en cuanta que de aquí a las 5 tarde voy a meter comida y líquido en el cuerpo). Pues este mes ha sido 1,9 kg. Bueno, no está mal. Además, es lo que hay.

Poco más que decir. La próxima semana os cuento que tal la revisión (a partir de esta intuyo que será cada 2 semanas hasta el parto, o así me lo dicen mis vecinas que también han llevado sus embarazos con este hombre) y la clase pre-parto de esta semana, con todas las novedades que surjan.






 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)