Lo que cuenta Papá: su versión de los hechos.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Papá escribe sobre el embarazo...

Todo comenzó una mañana de febrero, después de hacer las tostadas y empezar a desayunar se acerca una chica de ojazos azules  con un palito y me dice: “es positivo”. Muchos hombres dirán que en ese momento les inunda la emoción, saltan de alegría o rompen a llorar tumbados en el suelo, yo sencillamente dije, me tengo que ir a trabajar. Aunque pueda parecer un insensible en ese momento el mundo se detuvo y un pensamiento recorría mi cabeza “venga macho, ahora empiezas a ser un padre”.

Ahora debería empezar a describir sensaciones y el transcurso de las semanas pero voy a ser un poco más directo, voy a agrupar todo en tres fases, la primera será te lo crees, la segunda lo ves y la tercera y actual que es lo sientes. Es todo bastante intuitivo y aunque sea pesado yo lo escribo y tú lo lees así que todos tenemos mérito en esto.

-Te lo crees.
            Uno no sabe si en cualquier momento Irene me mira y me dice “anda que era broma”, pero a base de gastar todos los tests de embarazos que había por la casa (teníamos un cargamento) y alguno más por algún falso negativo unido a una cara cada vez más brillante y llena de felicidad de ella se va haciendo a la idea.
            Consecuencias de embarazo, como buen hombre y haber sido buena persona ella me permitió comprarme un detallito (dijo que si nos quedábamos embarazados me lo podía comprar así que…. PREMIO). Eso unido a una repentina animadversión por determinadas cosas como el olor del atún, tomate frito y…. ¡sorpresa! los regalos de los perros en forma de preciosas y olorosas heces que desde esos días son competencia exclusiva mía (que no me quejo eh).
            Le toca a ella, de repente un día empieza a hacer cosas graciosas con la comida, en especial la bebida y sobre todo el desayuno. Se convierte en una fuente de efluvios (la RAE dice que efluvio es la  emisión de vapor o partículas muy pequeñas, que de desprenden de un cuerpo y se perciben normalmente como algo agradable) que no eran agradable por si gracioso el ver como Irene mete leche en el cuerpo y el estómago lo rebate haciendo que salga de nuevo. Podemos decir que las nauseas por divertidas que puedan parecer ( lo son si no las sufre uno) tienen un lado positivo, ver como los perros observan llenos de felicidad a Irene por si algo sale bien (según ellos) y cae comida que puedan agarrar (que asco) antes de limpiar el desaguisado. Dentro de las propias nauseas están las que se hacen en vacío, sin efluvio ninguno y solo un sonido la mar de gracioso (para el que no lo sufre) que también provoca en los perros un movimiento armonioso de felicidad.

            Llega por fin la primera visita al ginecólogo que todo hombre sueña, (que bonito me ha quedado me he ganado el perdón por todo lo anterior) el Doc (así corto es mejor) procede a realizar  una ecografía para confirmar el embarazo y que todo va bien y te dice: “mira ahí está la bolsita” y tú como eres muy educado le dices que se ve y que bonito, no sabes si estás viendo un útero, fémur o si eso que sale en pantalla era el canal + de hace unos años pero en fin…. QUÉ bonito.

            Esto no termina aquí, para mi el verlo es que tenga aspecto de ser algo,  más allá de una bolsa. Ya empieza a saberlo los familiares, amigos y vecinos (que fingen no saberlo durante unos días). Empiezas a valorar el ir al hogar de la familia para dar la noticia pero bueno, decidimos no viajar y dar la  noticia con las nuevas tecnologías. Unos reciben la noticia por teléfono otros más afortunados por skype, se les enseña el predictor y dicen: “vaya un termómetro”.

-Lo ves

            Llega el momento que te das cuenta que las visitas al ginecólogo es como quien va a casa de un amigo que tiene el juego más caro y nuevo del mercado, le enchufan el aparato y ves en una pantalla algo que, según dicen, es un feto, bicho, cosa, bebe, argh o como quieras llamarlo en mi caso lo llamé bicho, por eso de no ponerle nombre todavía.

            Empiezas a creer que dentro hay algo cuando notas una cabeza ahí puesta, otro día te acercas un poco y cuando miras la pantalla le preguntas al Doc,  si  ese alien de ahí dentro es normal, contestando con cara de “porque te estoy empezando a conocer y se como eres que si no… y nos dice que es perfectamente normal, que es solo que sigue creciendo.

            Aún no sabes si vas a ser el padre de un bicho o bicha así que te lo tomas con cariño y empiezas a buscar un nombre que no le guste a Irene para, no para nada solo para cabrearla que está preciosa cuando se enfada conmigo. El nombre decidido por común acuerdo fue Tobías. Que junto a Zacarías, Azrael y unos cuantos más provocó alguna risa y sobretodo condolencias para la madre de la criatura por el elemento de marido que tiene.
           
            El nombre tiene su razonamiento y os aseguro que muchos los compartiréis conmigo. Tenemos dos perros, hermanos de camada, el primero se llama Dexter, Dex para los amigos y Bobito o Empanao para todo el mundo. El segundo Toffee ( Dulce de leche cuando era un enano de pocas semanas), Tof para los amigos y rata malvada para todos. Después de esta explicación va el motivo del nombre de Tobías, pensad un segundo, estáis en casa y queréis que vengan todos los de la casa al mismo sitio y dices ¡Dex, Tof y Tob venid! Arreglado, tendremos a tres cosas muy bien educadas para que obedezcan. (Hijo si algún día lees esto, es todo cosa de tu madre, yo nunca te haría eso, ella es la mala hehehe)

            Descartado el nombre de Tobías teníamos que pensar el nombre que le pondremos, sin saber el sexo del cabroncete la cosa estaba reñida, Zacarías y Milagritos por mi parte y Adrián y Paula por la de Irene (no me disgustaban los suyos pero los míos son mejores).

            Viajamos a Sevilla para ver a la familia a finales de abril. En el ginecólogo que ha estado viendo a Irene desde hace muchos años le hicieron la ecografía que nos diría si el cabroncete sería él o ella. La cosa fue rápida y mi reacción clara, la familia quería niña porque tengo cara de tener una niña decían… pues nada, ¡NIÑO! Tras unos cuantos “¡bien!” y gestos que delataban mi felicidad porque fuese machote, seguimos viendo el desarrollo del bicho y como se movía. Salimos a tomarnos algo y comunicar el sexo del enano.

-Lo sientes
            Debes entender que el sentir se refiere a notar el movimiento del bicho, las patadas, bultos o incluso hipo. Al principio ella era la única afortunada que tenía esa capacidad, ella notaba algunos movimientos y durante un tiempo, yo fui incapaz de notarle. Cuando empiezas a contar las semana y ves que esa barriguita empieza a coger una forma que te hace notar que no va  a ser una broma lo del embarazo, me dice que ponga la mano en la barriga y cuando siente un golpe se le ilumina la cara de felicidad, me mira y dice “¿lo has notado?” y claro, tienes que decir que si ( aunque no lo notes) durante alguna semana, no sentía las patadas. De repente un día notas que algo golpea la barriga de Irene y te da en la palma de la mano.

            Por supuesto la primera patada que sientes es que piensas… le ha pegado a mi mujer, te vas a enterar cuando salgas , pero no te engañes se te llenan lo ojos de un líquido raro que hay en el ambiente pero que solo te molesta a ti y te vuelves medio bobo, pegas la cara al cuerpo de ella y suspiras. Sabes que a partir de ahí hay una conexión entre el bicho y tu.

            Más allá de que puedas sentir el movimiento del bicho o no, hay una serie de cosas que se empiezan a pasar por la cabeza: qué necesita un bebe. Empiezas por lo básico:

  1. Alimentación. Lo tenemos salvado, tomará pecho hasta los 16-17 años cuando por fin decida que puede pagarse el jornal.
  2. Necesidades fisiológicas. Estoy acumulando periódico para que se acostumbre desde pequeño al rincón del salón y no manche mucho por la casa, los perros han tardado unos meses y yo confío que con una semana el bicho sabrá donde hacerlo todo.
  3. Ropa. Como es lógico mi hijo debe tener ropa que ponerse, tenemos algo de ropa que hemos ido comprando, me niego a que mi hijo parezca un pordiosero así que hemos comprado un saco de tela áspera que pone “Arroz” para que haga juego con la primera letra de su nombre.
  4. Educación. Como padre moderno confío ciegamente en Internet y la tele así que gastará algo más de luz pero saldrá al menos de listo como un Mini genio.
  5. Ocio. Tiene dos perros, de sobra para jugar.
  6. Higiene, tema importante en un bebe, tienden a mancharse y llenarse de comida. Dos perros, dos lenguas, doble acción.
  7. Movilidad. Muchos pensaréis que hace falta un carrito de bebé para poder llevarlo a todas partes, que si tiene que ser de fibra de carbono que es más molón o que tenga ruedas grandes o pequeñas. Todo mentira, un niño quiere y en el fondo los padres lo saben, un carro de supermercado, así que he empezado los contactos con el Mercadona de mi localidad para adquirir mediante Leasing un flamante carro de compra, con una buena capacidad de almacenaje, maniobrabilidad sin igual y espacio.
  8. Música. Evidentemente la música es necesaria en la vida de un bebé así que con común acuerdo, le cambiaremos el hilo musical por la colección completa de Los Mojinos Escozios para que desde pequeño conozca la idiosincrasia del mundo y no le sorprenda nada.


Después de este momento de relax empezaré con una parte un poco mas seria, las necesidades del bicho. En cuanto a alimentación ni puedo ni me apetece meterme, si quieren tendrá alimento natural, para los pañales me estoy armando de paciencia, no se si comprarlos por palet o container. Ropa jejeje, no elijo ni la mía así que un trabajo que me ahorro. Educación, ocio e higiene los omito por pereza.


            La mayor duda de los padres: el puñetero carrito. La sensación es la de ir a un concesionario multimarca, donde tienes desde los entrañables Dacia hasta los poderosos Ferrari. Pero al fijarte bien te das cuenta que entiendes lo mismo que si en vez de carritos de bebés fuesen maquinaria pesada para asfaltar autovías. Miras un carro y lo primero que miras es el precio por saber, más que nada, cuantos años va a estar el bicho a la fuerza dentro atado con cadenas para amortizarlo. La amortiguación independiente, discos de freno, aluminio espacial y la bolsa para los pañales son cosas a tener en cuenta,  pero el hecho de saber que da igual lo que pienses que jamás podrás probarlo (a riesgo de partirlo) y que el que lo use no podrá decirte que le mola más el azul del vecino que cuesta 500€ menos, eso no tiene precio.

            Al final la decisión es comprar uno y que sea lo que Dios quiera, que cumpla las reglas de las 2B-1P, que son, Bueno Bonito y 1 problema menos. La cuna, el armario, el color de la habitación y un largo etc, siempre podrás contar con asesoramiento para comprarlo y un padre que te venga de visita para montarlo, (thx dad).

            Sigamos con el bicho, vas por la calle y de repente el mundo se llena de mujeres embarazadas, niños pequeños y gente que se te fija en la barriga de Irene que al darse uno cuenta, duda entre si lo que sienten los demás es alegría, envidia o pena (siendo nuestra cara la de absoluta felicidad).

            El ir de tiendas para buscar ropa de bebé es un momento perfecto para llamar a los compañeros o que te llamen del trabajo, te haces el interesante y dejas que ella elija, porque sabes que tienes que hacerlo, o si no el niño acaba vestido de oso panda o león todos los días de su vida.

            Volvemos a los movimientos del bicho. Lógicamente el bebé se hace cada vez más grande y el sitio es limitado. Hay algunos movimientos que comienzan a ser visibles a simple vista como patadas, otros que sin llegar a ser movimientos se pueden sentir solo poniendo la mano en la barriga como es el hipo. Estamos en la fase de que se mueve y lo puedo ver, quedándome durante minutos embobado mirando el pequeño milagro que estamos llevando a cabo.

            He descubierto gracias a Youtube que si le haces una pedorreta en la barriga o le das un suave toque en la barriga el bicho reacciona y se mueve. Ya estoy empezando a intentar asustarlo que según los videos se puede ver como el bicho huye hacia el otro lado hehehe.


Bueno hasta ahora es todo, seguiré a no ser que mi mujer me lo impida o la Play3 me distraiga. 
 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)