Mega Actualización: de la semana 19-29

viernes, 7 de agosto de 2015

He estado muchas semanas sin escribir por unas cosas o por otras y siento que si no empiezo al menos ahora a hacer memoria de lo que ha ido ocurriendo durante este tiempo, un poco más adelante ya no seré capaz de recordarlo tan claramente. Así que empiezo.

10 semanas dan para mucho... pero ¡¡mucho, mucho!!

El bebé
*En estas semanas el bebé ha pasado por una metamorfosis total. Si de semana en semana dan lugar a cambios, imaginad en 10. No sé cuanto pesará ahora mismo, pero el martes que viene que tengo revisión de nuevo, podré actualizar lo que va pesando este pequeño. De todas formas, como dato orientativo, en la semana 26 pesaba ya 900gr. ¡Alucinante!

*Esa vez, en la ecografía podía distinguirse perfectamente sus rasgos faciales,hasta el punto que el doctor nos dijo que tenía mis orejas (pequeñitas y pegaditas) pero con el lóbulo del padre. Increíble lo que consiguen ver algunos con la práctica.

*Por otra parte, Adrián está sentado de nalgas y de momento, no le da la gana moverse (a fecha de hoy, semana 29). El doctor me dijo que eso suponía una cesárea directa porque es muy arriesgado cuando vienen en esa posición, pero que aún podía colocarse. Espacio tiene de sobra por lo visto para dar aún vueltas de campana pero no le da la gana oye. Yo pienso que lo que tenga que ser, será y la verdad, en últimas el que elige es el propio bebé, así que yo esperaré a que pasen las semanas e iremos viendo.
   Dicen que para esto es muy bueno nadar, andar mucho y hacer posturitas tipo perrito a 4 patas, entre otras cosas. Pues yo nado casi cada día una horita, buceo, hago el pino en el agua, nos pasamos todos los días libres de aquí para allá paseando y haciendo cosas, hago posturitas de esas raras cuando me quedo sola en casa y me da por hacer yoga, etc. Pues todo eso sin saber que propiciaba que el bebé se colocara bien y nada que no hay forma. Cuando me lo dijo la matrona, la miré con cara de circunstancia y le comenté que eso yo ya lo hacía todos los días practicamente y nada, vino a decirme que parece que Adrián está muy agustito en esa posición y que hará lo que le salga del alma jejeje.
Veremos en que queda la cosa...

Las revisiones
Creo que han sido un par desde la última entrada.

*Ecografía de las 20 semanas: Doppler fetal.
Se supone que esta eco es muy importante porque miran como funcionan todos los órganos del bebé, el flujo sanguíneo, etc. Van comprobando uno por uno todos sus órganos y te van comentando. Afortunadamente, todos los parámetros salieron normales en todos los aspectos.
Acostumbrada yo a ecos de uno o dos minutos, esta se me hizo larga. Yo quería casi que acabara porque no dejan de mover al bebé si no consiguen ver algo que toca y dura unos 15 minutos. Adrián acabó imponiéndose en un determinado momento que quisieron mirarle la cabecita y puso la mano por delante.


Vamos, que ahí se acabó rápido la cosa porque se dio hasta la vuelta y no dejó ver mucho más. Como siempre, un bebé que viene en torno a casi dos semanas más grande de lo que supuestamente corresponde. ¡Un campeón!

Por otro lado, la placenta se había corregido solita en estas semanas. Había pasado de estar bastante baja a estar colocada en su posición normal.

*Semana 26: Analítica del 2º trimestre y curva del azúcar. Test de Sullivan.
La analítica salió bien salvo por los valores del colesterol que al igual que ya algunas semanas atrás, me salen disparados. Mi ginecólogo está siempre mosca con esto pero tanto la matrona como otros médicos, me han asegurado ya que en el embarazo, hay muchas mujeres a las que se les dispara y que es independiente de lo bien que comas, que va a estar así hasta el parto y después, en torno a una semana y pico después, desciende de golpe. Yo estoy convencida de que así es porque siempre he tenido valores muy bajos de colesterol, si acaso alto el "colesterol bueno" y me he pasado los meses comiendo verde, frutas, leche desnatada omega3, nada de mantequillas ni quesos que no sean 0%, de carne si acaso pollo y pavo y si comía huevo, sólo la clara. A parte, el salmón y otros de esta clase ricos en Omega 3 forman parte de mi dieta constantemente, por no decir que desayuno tazones de avena en vez de cereales.Vamos, que es imposible, que hacer un niño sube el colesterol parece ser.

Estas dos últimas semanas me he relajado un poco y he comido menos sano, pero lo siento, es que llevaba unas ganas contenidas de tomar algo dulce, de un buen bocata o hamburguesa aunque sea de calidad, de helado (que para algo es verano) y otro tanto más de cosas de este estilo, que no me he cortado un pelo y como había pasado la analítica ya, me sentí algo relajada y dije: "este es el momento".

Como contrapartida, la curva del azúcar me salió excelente jejeje. Esto lo hacen para descartar que tengas diabetes gestacional, que se supone que es un problema que hay que tratar porque básicamente estás sobrealimentando al bebé y puede tener consecuencias si no se controla.
Te dan un jarabe que mucha gente dice que es asqueroso, pero será que yo tengo muy buena boca que a mi me supo a una de esas botellitas de sabor flash derretido que venden fresquitas en verano en las tiendas de golosinas, y no me costó nada de nada tomármelo. Me hicieron esperar sentada una hora y me metieron un pinchazo para ver cómo había subido la glucosa en ese tiempo. Siempre la he tenido bajo mínimos pero al estar dopada, no tenía ni idea de qué podía salir. El resultado te lo dan en un intervalo, como las analíticas de toda la vida. Te pone: "Tiene que estar entre este valor mínimo y este como máximo". Pues a mi me salió el mínimo justo, con lo que vía libre a comer dulces. O no, que también suben el colesterol. ¡Cachis!

¿Qué más, qué más...? Creo que eso es todo.

Cómo me siento yo
A parte de más gordita, poco más. Por suerte, todo lo que crece es barriga. No estoy poniendo muchos kilos ni mi cuerpo está engordando tampoco más de lo normal por el momento. El dolor de pecho desapareció por completo en la semana 18 y no he vuelto a sentir absolutamente nada hasta hace unos días, en los que siento simplemente que me molesta un poco.

Un cambio importante es que creo que tengo el termostato averiado. Yo que siempre he sido más bien tirando a friolera y hasta en verano me cubría con una sábana al dormir; ahora me aso literalmente, parece que no transpiro y me ducho entre 3-4 veces al día según lo que haga. Me niego a salir a la calle a partir de las 10 porque me da un jamacuco, y me tiro en el salón bajo el aire acondicionado cual lagarto. Si vamos a la playa es otra cosa. Me paso el día en el agua y más feliz que una perdiz. Todo esto, junto con el hecho de que me cuesta colocar la barriga por las noches en la cama porque parece que se cae de lo que pesa y que me entran unos calambres que van desde el culete hasta el mismísimo tobillo, hace que no encuentre la postura idónea para dormir.

El cambio más evidente en estas semanas, a parte del volumen creciente de barriga es claramente que cada vez el bebé se mueve más. Tiene días bastante tranquilos pero hay otros que se mueve como un terremoto. La barriga vibra y ya cualquiera que ponga la mano encima lo puede notar. Yo lo noto especialmente sobre las 7am, que parece que me quiere despertar; de noche si me levanto para ir al baño o algo aparece también; antes de acostarme y al mediodía. Es emocionante ver cómo se mueve si lo llamas, le cantas o pones música alrededor. Parece que sabe perfectamente que te diriges a él y él te responde con sus movimientos cada vez más evidentes. También cuando tocas o masajeas tu barriga, lo sientes moverse y a mi es algo que me encanta. Para contar todo esto necesito una entrada exclusivamente dedicada a este tema, porque hay mucho que decir, muchas sensaciones y un proceso muy emocionante desde que lo notas por primera vez al principio hasta que se mueve ya claramente con el paso de las semanas. Prometo escribirla. Sobre todo porque es algo que no quiero que se me olvide.

Y ya está, creo... Si algo se me olvida, actualizaré la entrada y listo. Decir que ya estamos en el 3er trimestre, a practicamente dos meses y medio de ver a Adrián y pffffff, estamos deseando.

Y como de costumbre, dejo fotos de la evolución de la barriguita en estas semanas. A veces parece más hinchada, otras menos, sobre todo al principio. Es lo que tiene, la tripa de una embarazada cambia según el día pero ya en estas últimas semanas, se ha quedado un poco parada y hasta que no pegue otro estirón, me da a mi que para atrás no va a ir. De menos a más...



















 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)