Semana 13 (o 14 según parece)

miércoles, 22 de abril de 2015

Esta semana ha sido intensa. Tuvimos un pequeño susto. Estábamos paseando Pablo y yo una mañana cuando de repente me noté muy mojada, más de lo acostumbrado. Vamos, la sensación fue la de "echar líquido". Al llegar a casa, tenía la ropa interior empapada, como si me hubiera hecho pis, aunque no era el caso.
Ante la duda, decidimos ir a la médico de cabecera que no dudó en mandarnos al hospital (supongo que porque allí no podía evaluarlo bien) pero a mi no me pareció como para tanto. En fin, que en esta situación si te dicen "haz esto", vas y lo haces por si acaso, y más yo que me asusto facilmente, aunque ese día estaba bastante serena. La cosa empezó a ponerme algo nerviosa en el hospital cuando el médico que me atiende me dice que no me puede decir nada de momento y que no me mueva de la silla, que pueden ser dos cosas. Yo intentaba explicarle y quitarle importancia pero el seriamente (es su trabajo también), no lo hizo y me dijo simplemente que por ahora, no quería decir nada. Ahí, lo reconozco, me asusté un poquillo.

Las opciones eran dos:

1-Un tapón mucoso que se forma durante bastante tiempo, ya que ahora segregamos más flujo y aquello está en funcionamiento a tope produciendo cambios en mi interior, y que de repente, haciendo algún esfuerzo, sale sin más y puede ser bastante abundante y líquido.
2- Una rotura de la bolsa y salida de líquido amniótico. Eso me lo dijeron después. Mira que yo soy retorcida y busco donde no hay, pero eso no se me había pasado por la cabeza, aunque puede ser obvio. Como he dicho, esta vez estaba tranquila relativamente.

Resultó ser lo primero. Lo revisaron todo en una eco y vimos al peque o la peque dando vueltas y nadando a su aire, moviéndose un montón y feliz de la vida. Todo estaba en su lugar. Así que nada, sin más historias, de vuelta a casa con la lección aprendida por si me vuelve a pasar.

Una preocupación
El radiólogo, sin conocer mi hipocondría, me dijo en un determinado momento que tenía la placenta un poco baja y claro, ya ahí yo empecé a darle vueltas y vueltas al tema. Resulta, que en principio no tiene importancia, si no quizás más avanzado el embarazo y que ha de preocupar si se presenta un sangrado. En caso contrario, de momento y siendo prácticamente el principio, vida normal y no tiene sentido hablar de esto siquiera. Esto me lo ha dejado claro mi ginecóloco. Pobre...no sé cuantas veces le he preguntado lo mismo. Infinita paciencia la de este hombre conmigo.
En definitiva, él me miró con la eco y me explicó que sí que se encuentra bajita ahora pero que conforme pasen los meses irá subiendo, que es lo que suele pasar con el crecimiento del útero mientras avanza el embarazo y que no tengo razones para preocuparme. Le pregunté incluso si tenía que hacer algo especial, reposar o algo y me dijo que nada, que todo normal como siempre. La verdad que aunque a veces le parezca a él que no encuentra manera de dejarme totalmente tranquila, yo confío plenamente en él (aunque mi actitud demuestre lo contrario en ocasiones con tanta duda) y sé como él bien dice, que si tuviera la más mínima duda, me miraría hasta el fondo del ojo, aún no siendo su especialidad. Como me conoce bien, me escribió una nota para que la leyera cada vez que tuviera la duda: "La placenta subirá conforme pasen los meses y está normoinserta y en la pared anterior". La firmó y todo. Qué encanto!!


La visita
El doctor me explicó los resultados del screening y la eco y decidió que era conveniente adelantar la posible fecha de parto en función a los datos de la eco que parece indicar que hay una semana más de gestación. Me ha puesto este margen: 14-20 Octubre.
En la eco pudimos ver al bebé moviéndose y cambiado de postura e intentamos ver el sexo, pero era difícil porque no se dejaba mucho. Al final, no lo logramos, nos quedamos con la duda. Solamente comentó que de momento, no le había parecido un niño. ¿Qué pasará finalmente? Qué intriga!!

El bebé
Estas semanas el bebé adquiere ya una postura más recta porque el cuello se alarga y es posible que empiece a crecerle algo de pelo. También el pelo de las cejas y el vello corporal empiezan a aparecer ahora.

Lo que yo sentí
Esta semana francamente nada. Cada vez voy menos al baño, especialmente por las noches. Náuseas no tengo practicamente, aunque los olores me provoquen alguna arcada pero es sólo eso. El pecho practicamente insensible ya. Alguna vez se congestiona un poco si estoy tumbada pero poco más. Si no fuera por las ecos y la barriga, no pensaría que estoy embarazada. Dejo una fotito de cómo se ve mi barriguita ahora :)



Semana 12

Esta semana hay mucho que contar. Es la semana de la famosa eco del primer trimestre y la prueba de cribado del triple screening. ¿Qué es todo esto?

En la eco pretenden tomar una serie de medidas para determinar si el bebé está desarrollándose como debe, entre ellas, de las más importantes la traslucencia nucal, cuyos valores se consideran normales "creo" que inferiores a 3mm aprox. para estas fechas. Ese es uno de los parámetros. También tienes que realizarte una analítica de sangre inmediata a la eco o al día siguiente a más tardar (para que los valores sean acordes), que te miden el riesgo estadístico de que el bebé desarrolle síndrome de Down u otras "anomalías", aunque yo prefiero llamarlas mejor necesidades especiales. Todo esto me ponía un poco tensa... tanta prueba, es normal, pero luego sale casi siempre todo bien.

Mis resultados
Longitud cráneo-nalgas CRL: 68mm
Circunferencia cefálica: 92mm
Diámetro biparietal DBP: 23mm
Traslucencia nucal TN: 1.85mm

Riesgo para trisonomía 21 combinado (Síndrome de Down): 1/32217
Riesgo para trisonomía 18 (Sd de Edwards): 1/94575
Riesgo muy bajo. Se considera alto cuando >1/250

Luego todo normal.

La eco
Al principio, el bebé estaba completamente dormido/a pero tras varios golpecitos que la radióloga dio en mi barriga, se espabiló y empezó a mover sus bracitos y piernas como nunca antes había podido apreciar. La resolución de esta ecografía era muy alta y se podía ver un bebé perfectamente formado. Fue increíble. Como le molestamos bastante parece ser, se dio la vuelta y lo puso un poco difícil a la hora de tomar las medidas. Como siempre hasta ahora, la ecografía nos da una semana más de gestación, con lo que no salían 12 semanas, si no 13 y parece ser, que el nene/a viene grande.

Lo que yo sentí
Esta semana ha sido muy tranquilita. Ha sido llegar al esperado número 12 y disminuir mucho las naúseas y las aversiones a ciertos alimentos (aunque sigo sin perdonarme con el tomate frito estilo casero de Mercadona). El pecho ya casi ni lo siento, si acaso alguna noche tras mucho tiempo tumbada en la cama o el sofá pero se pasa en seguida al ponerme de pie. La barriga se siente pesada, aunque no es grande realmente, pero es una sensación extraña. No sé describirla. No sé si son gases, calambres pequeños o qué, pero es como si tuviera una pequeña presión según el rato. Se siente dura y tensa. Sigo necesitando ir al baño bastante a menudo, aunque por las noches parece que menos. Ya duermo algo más de un tirón. El cansancio ya no existe realmente. Estoy más activa y aunque yo sueño no he experimentado en todo el embarazo, por las noches, si hago cosas durante el día (aunque sean cosas relajadas), siento que no llego a las 22h porque es como si me hubieran drogado y practicamente caigo en coma. 




Semanas 10-11

¿Qué se supone que ha pasado estas dos semanas con el bebé? ¿Habrá cambiado mucho? Es una incógnita puesto que hasta la semana 12 no tenemos la eco del primer trimestre y por ahora, sólo queda esperar para poder verlo de nuevo.

El bebé
Estas semanas, los bracitos empiezan a adquirir algo de movimiento, el cuerpo poco a poco se endereza y el torso se alarga. Están empezando a formarse los lechos de las uñas de las manos y los pies. Aunque todavía no puede saberse el sexo, en la semana 10 si es un niño, sus testículos empiezan a producir testosterona y en la semana 11, si es una niña, se estarán desarrollando los ovarios.

Lo que yo sentí
Dolor de pecho intenso vuelve en la semana 10, pero vuelve a irse y casi remitir en la semana 11. Desde entonces, cada vez me duele menos y la diferencia con el principio es abismal en cuanto a sensibilidad. Las náuseas persisten ante ciertos olores, pero empiezo a tener más hambre ya que la comida ya me sienta bien. Sigo con una necesidad cada vez mayor si cabe estas semanas de orinar y la cantidad de flujo aumenta aún más. Físicamente hay una novedad: ¡De repente, barriguita!
De la noche a la mañana, así salió. Y yo más contenta que la mar.


Semana 9

Esta semana estoy de nuevo más tranquila. Todo parece calmarse un poco, de hecho, hay muchísimos días en los que vuelvo a sentirme como "no embarazada".

El bebé
Ya mide aproximadamente 2,5cm y adquiere unas proporciones más parecidas a las de un bebé. Esta semana, por primera vez, somos capaces de escuchar el latido de su corazón. Suena muy fuerte y rápido pero la verdad es que fue como música celestial para nosotros. Impresiona muchísimo.


Lo que yo sentí
Dolor de pecho pero cada vez menos frecuente y menos intenso. A veces es sólo una ligera molestia y sobre todo cuando estoy tumbada que desaparece cuando me pongo en vertical. No sé porqué, pero así es. Las náuseas continúan en forma de arcadas con determinados olores, pero en momentos muy puntuales del día, el resto nada. Sigo visitando el baño cada dos por tres pero las digestiones empiezan a ser menos pesadas. Ya hay días que me sienta estupendamente todo lo que como. Físicamente sigo plana como una tabla en el abdomen pero el pecho aunque no ha crecido significativamente (sigo con la misma talla), ha cambiado en forma y apariencia. Como novedad: aumento significante del flujo.


Semana 8

Esta semana es la que más guerra me ha dado hasta ahora. Os cuento:

El bebé
Se supone que esta semana mide ya alrededor de 12mm y tiene un aspecto algo más humano. Los labios, la nariz, los párpados y las extremidades siguen tomando forma poco a poco. El corazón, aunque no lo podamos oir se supone que late a unas 150 pulsaciones por minuto y como novedad, el bebé empieza a hacer sus primeros movimientos espontáneos, aunque no se le pueda notar.

Lo que yo he sentido
Dolor intenso de pecho, a días e intervalos, como siempre. Cada vez voy más al baño. Empiezo a levantarme varias veces por la noche a hacer pipí, incluso aunque beba poco, lo cual me está dando alguna que otra noche de insomnio. Las naúseas se multiplican pero rara vez llego a vomitar. Todo son arcadas con ciertos olores y sobre todo en determinados momentos del día. Sigo cogiendo aversión a ciertos alimentos y por el contrario, con más ganas de otros. Me ha dado por los potitos de frutas, las panteras rosas y los yogures líquidos. Las digestiones siguen siendo pesadas y el agotamiento esta semana es aún mayor.


Semana 6-7

Estas semanas también fueron bastante tranquilas. La verdad que en ningún momento he tenido unas molestias ni nada que realmente dure en el tiempo. Si acaso, las comento como sensaciones que he experimentado estos días pero lo cierto es que la mayor parte del tiempo, yo no he percibido nada que me hiciera sentir que estoy embarazada. De hecho, continuamente me preocupaba por la falta de los típicos síntomas o por el hecho de que tal como vienen, se van y no vuelven en varios o muchos días. Y aunque me ha costado entenderlo, resulta que es normal y encima soy afortunada.

La visita
La semana 6 tocaba revisión de nuevo. Pensábamos que en las ecos no se apreciaría nada nuevo porque seguía siendo muy poco tiempo pero para nuestra sorpresa, la cosita había crecido y mucho, teniendo en cuenta que dos semanas antes, no se veía nada de nada dentro de la bolsita. Eso hizo pensar al doctor que igual, en vez de 6 semanas, tiene algo más de tiempo. Ya hemos podido percibir, que no oir, su latido, con la gráfica que dibuja pequeñas variaciones de onda.


El bebé
Ahora mide unos 5-6mm. Empiezan a desarrollarse la mandíbula, las mejillas y la barbilla. También se van formando los riñones, el hígado y los pulmones. En la semana 7, se forman la boca, la lengua y empiezan a esbozarse los brazos y las piernas en forma de apéndice.

Lo que yo he sentido
Dolor intenso en el pecho, a días e intermitente.Algunos mareos y agotamiento físico estas semanas. Sentía como si me pesara el cuerpo entero. Primeras naúseas con vómitos, aunque muy aisladas porque fueron sólo dos días en estas dos semanas. Sigo con las malas digestiones y le he cogido aversión al tomate frito estilo casero del Mercadona. No lo puedo ni ver. Algunos olores me empiezan a molestar bastante, especialmente por las mañanas.


 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)