Habitación del bebé

lunes, 31 de agosto de 2015

Sin duda, una de las cosas que más ilusión hace es la de preparar la habitación del bebé. Nosotros aún no la tenemos montada pero sí pensada, y en su mayoría, ya tenemos las cosas clave en casa para ponernos a ello en cuanto podamos.

Son muchas las cosas que se necesitan, y las que nos quedan... ¡Madre mía, qué ruina!
Llevamos unos meses que gastamos más que ganamos y aún nos queda la secadora. Pfff...
Aquí en Mallorca, una secadora para los meses de otoño e invierno es esencial teniendo un bebé. La ropa tarda muchísimo en secarse debido a la humedad y ya imagino que voy a tener que poner muchas lavadoras. La vamos a buscar ahora en Septiembre, que nos han dicho que es cuando sacan las ofertas más buenas. Pues nada, que entre carrito, cuna, estantería para la habitación, ropita y toda la lista de cosas que hacen falta, nos dejamos un dineral. Menos mal, que mi primo Antonio y su mujer Laura, nos han cedido todo lo que han podido darnos, entre otras cosas la bañerita chica, la grande con cambiador, el gimnasio de juegos... ¡Mil gracias!

Pues bueno, voy a comentar todo lo que pueda de la habitación de Adrián, dejando esta entrada abierta a futuras modificaciones cuando ya tenga fotos oficiales de cómo va quedando todo.

Mobiliario
Hemos comprado unas estanterías de pared básicas color abedul en Ikea por 9.99 euros, que nos hacen el apaño perfectamente de mueble, ya que tampoco queremos llenar la habitación de trastos y el espacio nos vendrá bien después.

Tenemos un armario con cajonera que será donde guardemos la ropita del bebé. Para organizarlo todo un poco mejor, hemos comprado uno de estos organizadores de armario baratos de Ikea también, para meter toallas, toquillas, mantas, etc. Así, nos ahorramos el mueble.

Algo que a mi me parecía importante era tener un lugar donde dar el pecho tranquilamente, en especial cuando haya visitas y necesite estar tranquila. Para esto, hemos comprado una mecedora en Ikea básica también, por 40pico euros, ya que no teníamos ningún sillón o silla cómoda en casa para lo que yo espero, sean muchos días de lactancia.

Cuna
Hemos comprado la cuna Darlington blanca de Mothercare. Estuvimos buscando por varias tiendas y Corte Inglés y cunas básicas pequeñas se iban de precio. Nos decidimos por esta porque estaba con promoción y rebaja en la tienda y es una cuna-cama que sirve hasta los 6 años. De precio nos costó menos que las cunas sencillas que vimos y no sé porqué, quizás tuvimos suerte o quedaban pocas pero nos salió a cuentas.

http://www.mothercare.es/mothercare-cuna-cama-darlington-blanca.html

La ropa de cuna también la tenemos. Nos queda comprar una mantita pero lo que es colcha, sábanas y protector, ya está. Me encanta los colores que tiene. Es en tonos verde limón, blanco, colores pasteles con dibujos de elefantes y otros animales. Es chulísima. No queda tan recargado como he dicho, es más bien un poco minimalista y nada saturada, monísima y además, no es azul, que parece que todo cuando viene un niño debe ser color azul jeje. La cunita tiene un móvil musical para que mi niño se entretenga. Lo encontramos en Verbaudet y fue una promoción regalo de la cesta que nos regalaron en Mothercare.

Decoración
La decoración nos ha salido por menos de 50 euros en total incluyendo cortinas, alfombra y vinilo para la pared. También de Verbaudet. Hemos aprovechado las rebajas de los últimos días de Agosto y hemos comprado una cortina que parece que va a juego con la ropa de cuna y la alfombra que va con la cortina, también rebajada. Además, son elefantitos jeje. Las pegatinas de pared las hemos comprado en Amazon, por 10 euros y son de tamaño grande para decorar una pared completa. Las teníamos en mente pero cuando vi lo bien que le quedaban a una conocida ya puestas, me terminé de decidir. Pablo ha elegido el modelo y va a ser digno de grabar el día que nos pongamos a pegarlas con toda nuestra paciencia jeje.

Cortina

Alfombra

Pegatina pared animales

Estoy deseando ver el resultado de tenerlo todo montado. Y por supuesto, subiré foto cuando llegue ese día.

Aunque no tiene nada que ver con la habitación, os cuento también del carrito. Pedí opinión y la mayoría de la gente a la que pregunté me aconsejó un carro que costaba alrededor de 1500 euros. No sé como se llamaba, si era de la marca Stokke o Bugaboo pero... ¡ni de coña!
Queríamos algo más asequible sin renunciar a la comodidad del bebé.

Pues estuvimos mirando no sé cuantísimo tiempo, comparando, preguntando opiniones y al final, estábamos entre dos: el Muum de Jané y el Streety Plus de Bebéconfort, ambos de tres piezas. Del de Jané, no nos gustaba que el capazo era muy estrecho. Me imaginaba yo a mi niño allí un pelín atrapado. Del Streety lo malo es que no se puede anclar al isofix la sillita 0+ pero eso lo hemos aprendido a posteriori, también os lo digo. De todas formas, cuando le toque la grande, la compramos para isofix y ya está. Tampoco va a ser eterna.

Nos gustó que es amplio, muy cómodo y se pliega muy fácil en modo paraguas, con lo que para el coche es ideal. Además nos habían hablado muy bien del él y tengo conocidas que lo tienen y me han comentado que genial, así que en base a eso, nos decidimos por este. Cuesta unos 550 euros, que ya está bien y no es de los caros del mercado. Un precio medio pueden ser unos 700 euros. Pues bueno, tuvimos la suerte de ir a mirarlo un miércoles y no nos decidimos, así que volvimos el viernes y... sorpresa, estaba rebajado por ser el último día de Julio y nos lo llevamos por 399 euros. Esto sí que nos salió súper bien. Reservamos del tirón. El nuestro es de color azul oscuro.

Streety Plus




Semana 32

Hoy entramos justamente en la semana 33, así que ya puedo comentar todo lo acontecido en la semana anterior, la nº 32.

No tengo ni idea de qué peso tendrá Adrián, de si sigue colocado o no y esas cosas. Lo único que sé es que ya es raro no notarle en algún momento. Como todos los bebés, hay ratos que duerme pero siento que rápidamente se espabila si voy al servicio, cambio de postura, toco la barriga o pasa cualquier cosa que pueda ser un estímulo directo hacia él. Los movimientos no son ya a base de patadas, si no que parece que se desplace de un lado a otro. Siento que la barriga se pone tirante, que a veces empuja hacia fuera, da toquecitos suaves y en general, lo que siento son bultos moviéndose. El bulto más grandote y que más se mueve lo tengo normalmente debajo de las costillas y parece ser el culete. A veces, siento un aleteo cerca de la pelvis, abajo del todo, y es como si le hubiera entrado euforia un segundo y ya. Es como una vibración, a mi me hace bastante gracia. Una de estas noches, me levanté para ir al baño (ya no recuerdo lo que es dormir una noche de un tirón), y noté que se despertaba. Al acostarme de nuevo, puse la mano encima de la barriguita como indicándole que sé que está despierto y que por ahí ando pero que tengo sueño y voy a seguir durmiendo. Fue muy lindo porque empecé a sentir golpes en la mano, donde yo la tenía apoyada y no era ni una cabeza, ni la espalda ni el culete. Era algo tan pequeñito y puntiagudo, finito, que supe que me estaba dando con la manita o el pie, una de esas dos; y casi por la posición, diría que la mano. Pues me gustó mucho porque es como si me estuviera llamando y así se pasó un rato hasta que supongo, se aburrió y se durmió.

Esta semana, hemos tenido de nuevo clase pre-parto y lo que me toca contar hoy es como he elaborado mi plan de parto. Voy a intentar punto por punto, ir poniendo todo lo que aparece en la hoja que nos dieron. Nosotros tenemos que rellenar con un SI o NO, según prefiramos. Esta hoja se la entregamos al matrón/a de turno y en la medida de lo posible, siempre que no tenga que ser un parto medicalizado o donde sea necesario recurrir a otras alternativas, se respetará. La verdad, si me hubieran hecho escribirlo a mi del tirón sin darme tantas opciones, no habría mencionado ni la mitad, pues no se me habrían ocurrido, pero está bien tener esto a mano y poder decidir punto por punto, qué es lo que quieres/prefieres ese día, que para algo eres tú a quien le toca parir. Bueno, voy al lío...

MI PLAN DE PARTO

Espacio físico
Prefiero una sala de dilatación y parto única con ambiente agradable y cómoda: SI.
Esto es algo que seguro va a ser así pues el hospital del seguro tiene habitaciones privadas y ya he oído hablar de otros partos allí que han sido así. Tendré mi propia habitación si todo va bien. La otra opción era estar en una sala con tecnificación tipo sala de partos o quirófano del tirón.

Acompañantes y ambiente durante todo el proceso de dilatación y el parto
Sólo uno, Pablo. Queremos vivir todo el proceso los dos juntos, de forma íntima, que quede para nosotros.

Prefiero escuchar música durante la dilatación: SI.
Prefiero tener las luces atenuadas: SI.
Dicen que todo esto favorece la segregación de oxitocina de forma natural.

Procedimientos durante el parto
Prefiero que no me administren un enema, ni que me pongan una vía intravenosa o me estimulen el parto si no es necesario.

Métodos para aliviar el dolor
Relajación y técnicas de respiración, adoptar posturas distintas, masaje, poder caminar y moverme, poder utilizar la pelota de pilates (ya le tengo cogido el truco).

Epidural: Depende. Según vea. La posibilidad de ponérmela en cualquier momento o no sin ir inicialmente predispuesta a hacerlo del tirón.

Posturas durante el expulsivo
Prefiero poder elegir: sentada, en cuclillas, de pie o silla de partos. Según el momento y como vaya la cosa, como todo.

Nacimiento del bebé
Prefiero tener contacto piel con piel, inmediatamente después del nacimiento: SI

Cortar el cordón cuando deje de latir: SI. Pablo quiere hacer esto.

Que los primeros cuidados del bebé,siempre que todo esté bien, se proporcionen sin apartarlo de mi: SI, idealmente claro.

Lactancia materna
Iniciar la lactancia tan pronto como sea posible: SI.

Permanecer con el acompañante, o sea Pablo, un tiempo a solas después del parto mientras duren los primeros cuidados al bebé y la lactancia inicial: SI.

Lactancia materna a demanda: SI.

******************************************************************************

Pues esto sería mi plan de parto. Todo suponiendo que se dan las condiciones favorables para que esto sea así. De lo contrario, lo que digan los médicos y en particular mi ginecólogo que para eso ellos saben.

Y poco más que decir. Ya tengo muchas ganas de que llegue ese momento. Quedan aproximadamente 7 semanas...





Semana 31

sábado, 22 de agosto de 2015

Esta semana tiene poco que contar respecto de la anterior. Como he comentado ya, los cambios son menos en esta etapa pero aún así hay algunas novedades.

Tuvimos clase pre-parto con la matrona de nuevo, como cada miércoles. Esta vez tocaba hablar de los tipos de parto, medicalizados o no, uso de la epidural, etc.

*Nos comentó que había tres posibilidades dentro de lo que es un parto medicalizado. De menos a mayor orden de intervención serían: la ventosa, los forceps y la cesárea. Esperemos no acabar así pero está bien saberlo porque nunca se puede estar segura de lo que va a pasar y es una posibilidad como otra cualquiera más.

*Con respecto a la epidural, nos dijo que te la pueden poner en cualquier momento, que no vayamos con la predisposición inmediata nada más llegar y que demos una oportunidad a ver cómo llevamos el proceso. La verdad, esa es mi idea. No estoy cerrada a ponerme la epidural para nada, es más, creo que me la acabaré poniendo pero al menos no del tirón, si mi cuerpo aguantase, yo quisiera pasar por la experiencia. Sí, una experiencia dolorosa e innecesaria quizás según opine cada cual pero yo quiero darme la oportunidad de ver cómo lo vivo y ya según me lo lleve, decidir.

No le tengo miedo al parto. Quizás porque aún queda lejos, no lo sé. El caso es que nunca he sido de temer a las cosas médicas "gordas" y sin embargo, me asusto por cualquier tontería. El porqué el parto no me asusta, ni el dolor ni todo lo que ello conlleva, pues no lo sé, supongo que lo tengo muy asimilado. Al revés, me hace ilusión. Mi parto ideal sería en una habitación privada (la cual tendremos) con Pablo a mi lado, pudiendo moverme de un lado para otro. No sé porqué, pero me imagino llevando el tema de las contracciones de pie, de rodillas o sobre la pelota de pilates pero no tumbada. Luego ya veremos, pero es como yo lo siento hoy por hoy y me gustaría que fuese.
Antes, cuando tenía alguna amiga embarazada y me decía "estoy deseando que nazca el bebé", por dentro pensaba: "¿cómo puede ser?, ¿no le da miedo el proceso?, yo estaría cagada literalmente". Pues nada, hoy por hoy, ya sé porqué lo decían y me siento exactamente igual. Si hoy tuviera ya los 9 meses y me pusiera de parto, estaría preparada.

Con respecto al bebé y a mi...
Esta semana sigo notando sus movimientos como si fueran desplazamientos, bultos que me empujan la piel pero pocas patadas, la verdad. Alguna vez se emociona y vibra la barriga y parece que le han dado cuerda y otras, está bastante quieto. Esta semana me ha dado un susto. Por más que lo intentaba, movía la barriga, cambiaba de postura, ponía música, cantaba yo, me echaba crema, comía dulce o lo que fuera; no conseguía notarle. Después de un rato apareció y me dejó tranquila con sus movimientos pero vaya, que el patrón ha cambiado un poco y por lo visto ahora duermen profundamente muchas veces. No sé si será eso.
Otra cosa que me parece alucinante es que hasta ahora ha puesto 1.750kg y se supone que esta semana, sólo esta semana, va a poner en torno a 1.350kg más de golpe. Cuando me he enterado me ha parecido más lógico que sus movimientos vayan siendo más diferentes cada vez. ¡¡Casi va a duplicar su tamaño!!
Y así son nuestras 31 semanitas...



Semana 30

Esta semana hay cosas que contar. Por un lado tuvimos la visita al ginecólogo y por otro, la de la matrona para empezar con las clases pre-parto.

Las visitas
Con el doctor fue una visita breve esta vez. Ya es todo muy parecido, así que cuando vemos al bebé es prácticamente cosa de un par de minutos y ya. Siempre ha sido así pero ahora hay menos cambios visibles digamos. Antes, es que de una a otra el cambio que daba el bebé era un mundo pero ya cada vez menos, en el sentido de que mantiene su aspecto de personita y lo que tratas de ver  es principalmente su posición y tamaño; que no es poca cosa ver que se encuentra bien y no lleva ninguna de las "famosas" vueltas de cordón y cosas así. 

Bueno, pues nos dijeron que estaba en cefálica. ¡¡¡BIEN!!! O sea, que se dio la vuelta. Ahora sólo queda esperar que se mantenga ahí y no le de por sentarse de nuevo. Por un tiempo, puedo sentirme liberada de una posible cesárea por esta causa. ¿Qué más?...
Pues sigue creciendo bien, pesa 1.750kg ya y tiene ya colocados los testículos en sus bolsitas según nos dijo el doctor jeje. 
Con respecto a mi; la analítica salió muy bien excepto mi ya temido colesterol pero bueno, lo ha dejado por imposible, menos mal. Ha llegado a la conclusión de que es cosa del embarazo y que se irá después del parto. Cosa lógica porque jamás lo he tenido y no hay quien lo mueva de ahí por muy sano que coma, ¡qué le vamos a hacer!

Por otra parte, esa misma semana empezamos las clases con la matrona tanto Pablo como yo. Aquí los papás también tienen que aprender cosas. La primera clase fue básicamente una tabla de ejercicios para embarazadas (cosa que yo ya hacía más o menos de forma parecida) y hablar de las famosas contracciones pre-parto, cómo distinguirlas de las de parto verdaderamente, la rotura de bolsa, pérdida del tapón mucoso, y esas cosas. Me sorprende lo bien que se quedó con toda la información Pablo. Casi se acuerda mejor que yo de lo que hay que hacer en cada caso. Con respecto a los ejercicios me sirvió para coger la idea de comprar la pelota de pilates, esta grande que se utilizan mucho en los gimnasios. Le tenía ganas pero no sabía si era aconsejable o no y desde cuando usarla. Pues bien, ahora es mi mejor amiga. Estoy todo el día subida en ella. Me alivia los dolores de la espalda por las posturas de la noche, relaja la pelvis y se supone que va ayudando a fortalecer la zona también para el parto después.
Imagen extraída de: http://misregalitos-blog.blogspot.com.es/


Lo que yo sentí
De nuevo nada salvo patadas y movimientos dentro de la barriguita. Los calambres por las noches en las piernas siguen pero es sólo al dormir mucho en la misma posición y poco más, la verdad. Esta semana los movimientos parece que cambian un poco. Han pasado de ser patadas continuas a apenas notar patadas y sobre todo sentir bultos que se mueven por dentro y te empujan hacia afuera, a veces por la zona de las costillas, otras abajo cerca de la pelvis, depende un poco. Todo eso se deberá al crecimiento del bebé y con ello, su forma de moverse dentro cambiará también, digo yo.





Mega Actualización: de la semana 19-29

viernes, 7 de agosto de 2015

He estado muchas semanas sin escribir por unas cosas o por otras y siento que si no empiezo al menos ahora a hacer memoria de lo que ha ido ocurriendo durante este tiempo, un poco más adelante ya no seré capaz de recordarlo tan claramente. Así que empiezo.

10 semanas dan para mucho... pero ¡¡mucho, mucho!!

El bebé
*En estas semanas el bebé ha pasado por una metamorfosis total. Si de semana en semana dan lugar a cambios, imaginad en 10. No sé cuanto pesará ahora mismo, pero el martes que viene que tengo revisión de nuevo, podré actualizar lo que va pesando este pequeño. De todas formas, como dato orientativo, en la semana 26 pesaba ya 900gr. ¡Alucinante!

*Esa vez, en la ecografía podía distinguirse perfectamente sus rasgos faciales,hasta el punto que el doctor nos dijo que tenía mis orejas (pequeñitas y pegaditas) pero con el lóbulo del padre. Increíble lo que consiguen ver algunos con la práctica.

*Por otra parte, Adrián está sentado de nalgas y de momento, no le da la gana moverse (a fecha de hoy, semana 29). El doctor me dijo que eso suponía una cesárea directa porque es muy arriesgado cuando vienen en esa posición, pero que aún podía colocarse. Espacio tiene de sobra por lo visto para dar aún vueltas de campana pero no le da la gana oye. Yo pienso que lo que tenga que ser, será y la verdad, en últimas el que elige es el propio bebé, así que yo esperaré a que pasen las semanas e iremos viendo.
   Dicen que para esto es muy bueno nadar, andar mucho y hacer posturitas tipo perrito a 4 patas, entre otras cosas. Pues yo nado casi cada día una horita, buceo, hago el pino en el agua, nos pasamos todos los días libres de aquí para allá paseando y haciendo cosas, hago posturitas de esas raras cuando me quedo sola en casa y me da por hacer yoga, etc. Pues todo eso sin saber que propiciaba que el bebé se colocara bien y nada que no hay forma. Cuando me lo dijo la matrona, la miré con cara de circunstancia y le comenté que eso yo ya lo hacía todos los días practicamente y nada, vino a decirme que parece que Adrián está muy agustito en esa posición y que hará lo que le salga del alma jejeje.
Veremos en que queda la cosa...

Las revisiones
Creo que han sido un par desde la última entrada.

*Ecografía de las 20 semanas: Doppler fetal.
Se supone que esta eco es muy importante porque miran como funcionan todos los órganos del bebé, el flujo sanguíneo, etc. Van comprobando uno por uno todos sus órganos y te van comentando. Afortunadamente, todos los parámetros salieron normales en todos los aspectos.
Acostumbrada yo a ecos de uno o dos minutos, esta se me hizo larga. Yo quería casi que acabara porque no dejan de mover al bebé si no consiguen ver algo que toca y dura unos 15 minutos. Adrián acabó imponiéndose en un determinado momento que quisieron mirarle la cabecita y puso la mano por delante.


Vamos, que ahí se acabó rápido la cosa porque se dio hasta la vuelta y no dejó ver mucho más. Como siempre, un bebé que viene en torno a casi dos semanas más grande de lo que supuestamente corresponde. ¡Un campeón!

Por otro lado, la placenta se había corregido solita en estas semanas. Había pasado de estar bastante baja a estar colocada en su posición normal.

*Semana 26: Analítica del 2º trimestre y curva del azúcar. Test de Sullivan.
La analítica salió bien salvo por los valores del colesterol que al igual que ya algunas semanas atrás, me salen disparados. Mi ginecólogo está siempre mosca con esto pero tanto la matrona como otros médicos, me han asegurado ya que en el embarazo, hay muchas mujeres a las que se les dispara y que es independiente de lo bien que comas, que va a estar así hasta el parto y después, en torno a una semana y pico después, desciende de golpe. Yo estoy convencida de que así es porque siempre he tenido valores muy bajos de colesterol, si acaso alto el "colesterol bueno" y me he pasado los meses comiendo verde, frutas, leche desnatada omega3, nada de mantequillas ni quesos que no sean 0%, de carne si acaso pollo y pavo y si comía huevo, sólo la clara. A parte, el salmón y otros de esta clase ricos en Omega 3 forman parte de mi dieta constantemente, por no decir que desayuno tazones de avena en vez de cereales.Vamos, que es imposible, que hacer un niño sube el colesterol parece ser.

Estas dos últimas semanas me he relajado un poco y he comido menos sano, pero lo siento, es que llevaba unas ganas contenidas de tomar algo dulce, de un buen bocata o hamburguesa aunque sea de calidad, de helado (que para algo es verano) y otro tanto más de cosas de este estilo, que no me he cortado un pelo y como había pasado la analítica ya, me sentí algo relajada y dije: "este es el momento".

Como contrapartida, la curva del azúcar me salió excelente jejeje. Esto lo hacen para descartar que tengas diabetes gestacional, que se supone que es un problema que hay que tratar porque básicamente estás sobrealimentando al bebé y puede tener consecuencias si no se controla.
Te dan un jarabe que mucha gente dice que es asqueroso, pero será que yo tengo muy buena boca que a mi me supo a una de esas botellitas de sabor flash derretido que venden fresquitas en verano en las tiendas de golosinas, y no me costó nada de nada tomármelo. Me hicieron esperar sentada una hora y me metieron un pinchazo para ver cómo había subido la glucosa en ese tiempo. Siempre la he tenido bajo mínimos pero al estar dopada, no tenía ni idea de qué podía salir. El resultado te lo dan en un intervalo, como las analíticas de toda la vida. Te pone: "Tiene que estar entre este valor mínimo y este como máximo". Pues a mi me salió el mínimo justo, con lo que vía libre a comer dulces. O no, que también suben el colesterol. ¡Cachis!

¿Qué más, qué más...? Creo que eso es todo.

Cómo me siento yo
A parte de más gordita, poco más. Por suerte, todo lo que crece es barriga. No estoy poniendo muchos kilos ni mi cuerpo está engordando tampoco más de lo normal por el momento. El dolor de pecho desapareció por completo en la semana 18 y no he vuelto a sentir absolutamente nada hasta hace unos días, en los que siento simplemente que me molesta un poco.

Un cambio importante es que creo que tengo el termostato averiado. Yo que siempre he sido más bien tirando a friolera y hasta en verano me cubría con una sábana al dormir; ahora me aso literalmente, parece que no transpiro y me ducho entre 3-4 veces al día según lo que haga. Me niego a salir a la calle a partir de las 10 porque me da un jamacuco, y me tiro en el salón bajo el aire acondicionado cual lagarto. Si vamos a la playa es otra cosa. Me paso el día en el agua y más feliz que una perdiz. Todo esto, junto con el hecho de que me cuesta colocar la barriga por las noches en la cama porque parece que se cae de lo que pesa y que me entran unos calambres que van desde el culete hasta el mismísimo tobillo, hace que no encuentre la postura idónea para dormir.

El cambio más evidente en estas semanas, a parte del volumen creciente de barriga es claramente que cada vez el bebé se mueve más. Tiene días bastante tranquilos pero hay otros que se mueve como un terremoto. La barriga vibra y ya cualquiera que ponga la mano encima lo puede notar. Yo lo noto especialmente sobre las 7am, que parece que me quiere despertar; de noche si me levanto para ir al baño o algo aparece también; antes de acostarme y al mediodía. Es emocionante ver cómo se mueve si lo llamas, le cantas o pones música alrededor. Parece que sabe perfectamente que te diriges a él y él te responde con sus movimientos cada vez más evidentes. También cuando tocas o masajeas tu barriga, lo sientes moverse y a mi es algo que me encanta. Para contar todo esto necesito una entrada exclusivamente dedicada a este tema, porque hay mucho que decir, muchas sensaciones y un proceso muy emocionante desde que lo notas por primera vez al principio hasta que se mueve ya claramente con el paso de las semanas. Prometo escribirla. Sobre todo porque es algo que no quiero que se me olvide.

Y ya está, creo... Si algo se me olvida, actualizaré la entrada y listo. Decir que ya estamos en el 3er trimestre, a practicamente dos meses y medio de ver a Adrián y pffffff, estamos deseando.

Y como de costumbre, dejo fotos de la evolución de la barriguita en estas semanas. A veces parece más hinchada, otras menos, sobre todo al principio. Es lo que tiene, la tripa de una embarazada cambia según el día pero ya en estas últimas semanas, se ha quedado un poco parada y hasta que no pegue otro estirón, me da a mi que para atrás no va a ir. De menos a más...



















 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)