Semana 18

viernes, 12 de junio de 2015

Esta semana se corresponde oficialmente con los 4 meses de embarazo. La semana anterior tuve consulta con mi ginecólogo, que como siempre, te pesa, te hace preguntas sobre lo que sientes, te resuelve dudas, te hace una eco rapidita y te da indicaciones para las próximas semanas. Pues este mes le he visitado muy a menudo porque apareció mi peor enemigo desde la adolescencia: una infección de orina. Así que nos hemos visto cada semana, unas tres veces este mes y dentro de dos me toca volver a verle con los resultados, así que un poco harta de médicos pero la verdad, es necesario e importante para quedarte tranquila.

El bebé
Esta semana mide unos 14cm y pesa unos 150gr. Cada vez se mueve más dentro de la barriguita. Da giros,saltos,se pone bocabajo, etc. Se supone que es capaz también de bostezar y de tener hipo a estas alturas. Y como dato curioso, el bebé ya tiene sus propias huellas dactilares.

La visita
Como acabo de comentar han sido unas semanas de médicos contando la anterior y la siguiente. Me levanté un día con una sensación de malestar que me decía que era una infección de orina casi seguro. Fui al médico porque llevaba un día que no sabía donde meterme.

Me dolía la barriga, me tiraba mucho y se ponía muy dura haciéndome difícil el caminar. Además las molestias típicas: ardor constante, ir al baño muy frecuentemente y sentirte molesta, no poder estar lejos del baño básicamente porque continuamente me encontraba mal.

En la clínica me hicieron una tira y salió negativa total. Me dijeron que no tenía nada, pero que estaba hasta arriba de "cetonas" y que me fuera para casa a descansar a ver si se me pasaba. Como seguía encontrándome peor a cada rato, y encima sin poder tomarte absolutamente nada, fui por la tarde y me la volvieron a repetir. Otra vez negativo. El doctor me dijo esta vez que me iba a mandar el antibiótico "por si acaso", cosa que no me gustó, y le pedí por favor que me metiera un momento en consulta con mi ginecólogo para consultarle primero, pues tomarse un antibiótico así porque sí... no me convencía. Como cada vez que voy a verle, me revisa de principio a fin, y decide pedirme una analítica completa y un urocultivo antes de mandarme nada. Esto fue un martes por la tarde.

Esos días los pasé fatal. La barriga cada vez se me ponía más tensa, las molestias eran mayores y me daban calambres en la tripa y la parte baja del abdomen a menudo. El viernes volví a que me repitieran la tira pero al hospital, a ver si esta vez era un poco más sensible o algo. Lo miraron por el microscopio y me dijeron que tenía bacteriuria muy ligera. De tratamiento Monurol. Yo no me lo explicaba la verdad. Me sentía bastante mal como para que fuera sólo eso. Ni que decir tiene que no me lo tomé porque al no haberlo consultado con un ginecólogo, no sabía si era el tratamiento adecuado. Así que aguantando de nuevo porque supuestamente era poco lo que tenía. Hasta que ya el domingo me da por ir de nuevo a la clínica y justo ese día habían llegado los resultados del martes. Tenía una buena infección, como yo imaginaba. La experiencia de haberlas pasado tantas veces es lo que tiene...
Pues como tenía que ponerme en tratamiento ya, llamé a mi ginecólogo un domingo por la tarde y le mandé el informe para que pudiera recetarme algo que fuera para esa infección y que fuera no dañino para el embarazo. Y menos mal, que no me tomé el Monurol, porque no servía para lo que yo tenía.
El pobre me atendió super bien y eso que lo cogí de merienda fuera de casa con la familia. Siempre lo digo pero es que tengo la suerte de tener a un gran ginecólogo.

Fue empezar el tratamiento y magia, los dolores desaparecieron, la barriga ya estaba normal y relajada y día tras día me sentía mejor. Como tenía revisión igualmente esa próxima semana, me miró que todo estuviera bien como en un minuto y después, me hizo una eco transvaginal para medir el cuello del utero por las molestias que yo había estado teniendo, para saber si se estaba acortando o de donde venía esa presión. Salió todo normal, así que me dijo que era todo la sensación de la infección de orina.

Una infección de orina en el embarazo es algo muy común pero hay que tratarla sí o sí, porque si no puede traer consecuencias y de ahí la preocupación. Lo importante es dar con ello y ponerte el tratamiento adecuado.

Lo que yo sentí
Esta semana el pecho me ha dolido y mucho. Tumbada, sentada, de pie y de todas las formas. El bebé cada vez se mueve más y sus movimientos son más claros, aunque tengo que concentrarme para poder sentirlos. También empiezo a sentir unos horribles calambres en las piernas y en el trasero cada noche con las posturas al dormir, pero para eso, poco remedio hay jeje.
Foto de la barriguita a las 18s:


Semana 17- Por fin he podido notarle!!

El bebé
Se supone que esta semana el bebé puede tener el tamaño aproximado de la palma de tu mano. Empieza a perfeccionar las acciones de tragar y succionar, que le serán útiles después cuando llegue la toma de leche. Como novedad, a partir de esta semana, los latidos del corazón empiezan a ser regulados por su cerebro y ya no es algo espontáneo. Va entre las 140 y 150 veces por minuto.

Esta semana tuve visita con la matrona y pudimos comprobar con el aparatito ese que sirve de Doppler, que el corazoncito de Adrián iba a 146/minuto. Todo dentro de la normalidad.

Lo que yo sentí
El pecho en la misma línea que las semanas anteriores y nada, absolutamente nada más salvo por algo maravilloso e indescriptible, como son sus primeros movimientos al finalizar esta semana, justo de 17+6.

Estaba amaneciendo y yo tumbada en la cama boca arriba ya medio despierta. Noté como botecitos, golpes en la barriga, al principio muy leves y pensaba que eran gases sinceramente, pero luego, tras repetirse por toda la barriga, me quedó claro que eso era mi bebé. ¡¡Me puse loca!!
Desperté a Pablo y le dije: "¡Lo he notado, lo he notado!, Te lo juro"
Ese día estuve pendiente de si volvía a sentirlo y la verdad que sobre esto tengo para rato para contar y tengo que escribir una entrada sólo para describir como se sienten esos primeros movimientos y su frecuencia. Lo cierto es que justo al comienzo, yo sólo era capaz de notarle unas tres veces al día y si me tumbaba relajada y me concentraba en ello.
Foto de la barriguita a las 17s:

Semana 15-16

Después de mucho batallar, hemos decidido ponerle al pequeño Adrián. Ese nombre personalmente me gusta mucho, así que me salí con la mía esta vez. Y menos mal, porque los nombres que Pablo proponía definitivamente no eran una opción.

El bebé
En la semana 15 el bebé mide unos 11,25 cm, aunque Adrián seguramente algo más porque es grandote, o eso dicen. Ya tiene sus orejitas colocadas a ambos lados de la cara y los ojos que antes estaban a los lados de la cabeza, ya se encuentran delante de la cara. Cada vez se mueve más, aunque no sea capaz de sentirlo, y hasta puede chuparse el pulgar. También sabe respirar ya.

En la semana 16 los ojos del bebé ya funcionan. Puede percibir la luz y moverlos de un lado a otro, aunque los párpados siguen cerrados. Se dice que esta semana son ya más sensibles al tacto y que pueden notar tus caricias en la barriga.

Lo que yo sentí
Más dolores de cabeza estas semanas, aunque los he aguantado estoicamente esta vez. Tuve un par de días con mucha fatiga y naúseas, con muy mal cuerpo, como si hubieran vuelto algunos síntomas del principio. El pecho sigue igual. Me molesta por las noches al estar tumbada solamente. Por lo demás, la sensación es un poco de incertidumbre, pues apenas tienes señales y tampoco notas al bebé, con lo que te da por pensar constantemente cómo estará ahí dentro jeje.
Foto de la barriguita a las 15-16s:




Semana 14- It´s a boy!!

Vuelvo a la carga. Llevaba unas semanas de retraso pero ha sido pura flojera. Lo siento. En mi defensa diré que estoy gastando demasiada energía en crear un bebé jeje.

El bebé
Esta semana el bebé adopta una postura más recta ya que el cuello se alarga y su cabecita se yergue. Dicen que es posible que empiece a crecerle algo de pelo en la cabeza, en las cejas e incluso vello corporal, cuya función es mantenerlo calentito ahí dentro.

La visita
Esta vez en Sevilla. Aprovechando el viaje fuimos a ver a un ginecólogo de confianza que me ha tratado desde los 13 años. Mis padres pudieron venir, ya que les hacía ilusión ver a su nieto/a en acción alguna vez si era posible. Mi intención era preguntarle algunas dudas, ya que él siempre me atiende con mucha tranquilidad y te lo explica todo con mucho detalle. Pues nada, que conectó el aparatito y no pasó ni un minuto cuando muy seriamente dijo: "Es un NIÑO". 
La cara de Pablo era un poema. Lo que él quería. Pudimos verle sus partes nobles, aunque yo personalmente, aquí no distinguí absolutamente nada por más empeño que puse. 
Yo reconozco que al principio me hacía ilusión hacer coletas y jugar a las muñecas, todo muy rosa, pero al final, me quedé encantada. 

Una de las dudas que tenía era con respecto al crecimiento del bebé. Por una parte me decían que era bastante grande para su tiempo y que probablemente, tuviera alguna semana o dos más de lo previsto. Me adelantaron la posible fecha de parto entre los días 14-20 Octubre. Bueno, pues según este hombre, el bebé tiene el tiempo que tiene, sus 14 semanas. Lo que ocurre que es un "campeón", así lo definió jeje, que es grande y que la fecha en teoría seguiría siendo el 24-25 Octubre aunque todo pueda pasar y se adelante una semana o se atrase, según le dé. Vamos, conclusión final: ¡Un misterio!



Lo que yo sentí
Esa semana se caracterizó por los enormes dolores de cabeza que me dieron. Como en Sevilla hace demasiado calor, para poder quitarme el dolor de encima, algún paracetamol de 500mg me tuve que tomar cuando ya llevaba horas y horas, incluso días sin que se me fuera. Un horror. Yo soy de las que se come el dolor de cabeza enterito dure lo que dure sin tomar nada (aunque paracetamol está indicado y no ocurre absolutamente nada), pero esos días se juntó que tenía la garganta tocada y no dejaba de toser, con lo que ni lo uno ni lo otro mejoraba con tanto meneo. 
Con respecto al pecho, ya no me dolía nada de nada durante el día. Sólo en ocasiones por las noches si me llevaba mucho tiempo tumbada. No sé porqué, pero así era. Parecía que se congestionaban o algo al estar echada. El resto del tiempo bien. 
Foto de la barriguita a las 14s:



 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)