Catarros en el embarazo

viernes, 24 de abril de 2015

Esta entrada recoge mi experiencia con mi primer catarro de embarazada. Espero no tener que leerla más en lo que me queda, pues menudos días he pasado con esto de no poder tomarte nada. Ya es el quinto día y empiezo a sentir que se va. ¡Menos mal!

De nuevo, con la bajada de defensas del embarazo y el sistema inmunológico más débil, se supone que esto es algo muy normal. Al igual que me he cogido la alergia, un resfriado, una infección de orina y todo achaque que venga suele ser común. Lo importante es consultarlo con el médico.

Por suerte, yo nunca tengo fiebre. Creo que no sé lo que es eso. En mi vida me ha pasado. Por ello, mi resfriado no ha dejado de ser un catarro normal y corriente, una molestia y poco más. Os cuento los remedios a los que he recurrido para tratar de aliviarme y finalmente curarme estos días.

Congestión nasal
-Beber mucha agua. Ya lo hacía, así que ha sido mantenerlo pero se sabe que cuando estás atascada aún más, pues hace que la mucosidad sea ligera y te mantiene hidratada.

-No he usado Vick Vaporu. Hay quien te dice que te ponga un poquito encima del labio y así descansas mejor (sobre todo de noche), pero hay médicos que no están muy de acuerdo. No se ha llegado a demostrar que tenga ningún efecto nocivo en el bebé y eso es cosa de cada uno. Vamos, yo no lo he usado porque no tenía, pero en ocasiones me he puesto un poquito de bálsamo del tigre, sólo para despejarme un poco cuando no podía respirar.

-Baños de vapor con aceite de eucalipto. O si no hay ganas, aprovechar el ratito que estás limpiandote la cara y demás en el baño, con el grifo del agua caliente abierto caldeando el ambiente un poco. También respiras un poco de vapor y alivia.

Tos seca
Esto es lo que peor llevo siempre. Estos días no era capaz de parar de toser. Me llegaron a dar incluso tirones en la parte baja del vientre y eso asusta un poco porque siempre piensas: ¿Cómo lo vivirá el bebé ahí dentro cada vez que pego estos golpes? Lo cierto es que se supone que a él o ella no le pasa nada. Las molestias son más que nada tuyas y a los bebés no les llega tu resfriado o tu gripe (si te la tratas, claro está), siempre y cuando no sea nada vírico o una infección, como era mi caso. Ante la duda, mejor ir a que te miren y te digan si requieres o no antibióticos o alguna cosa concreta. Lo mio ha sido simplemente tos improductiva y molesta. Por la parte que corresponde al bebé, imagino que se habrá sentido como en Aquapark, pero poco más.

-Mucha, mucha agua.

-Muchos jugos de frutas. Zumos de naranja o con mucha vitamina C.

-Infusiones de limón y miel, o de naranja y miel repetidas veces durante el día. Yo de las dos he tomado, según me apeteciera. Lo que si he notado que eso ha ayudado a que se me termine de curar pero que por la noche, me reseca más la garganta que otra cosa. Así que por las noches, mejor manzanilla/poleo menta/infusión respir mercadona + miel.

-Media cebolla cortada en la mesilla por las noches. Me lo dijeron y probé. Sugestión o no, he dormido mejor. Se supone que humedece el ambiente y te calma la sequedad de la garganta.

Y en general, mucho reposo. Me he pasado 4 días tirada entre sofá y cama porque cada vez que hacía por salir empeoraba. Sin nada que poder tomarte, mejor recuperarse del todo y luego volver a la carga.

Si tienes fiebre
Puedes tomar paracetamol. En ese caso, mejor que vayas al médico por si es una gripe o alguna infección de garganta que requiera antibióticos como la Amoxicilina que puedes tomar siempre y cuando te lo receten.








0 comentarios:

Publicar un comentario

 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)